Bolivia: EN 14 AÑOS DEL GOBIERNO DEL MAS NO SE RESOLVIÓ LA CRISIS DEL SISTEMA DE SALUD PÚBLICA


El 2019, durante el Gobierno del MAS, una investigación periodística publicada en diario Página Siete develó que el país apenas cuenta con 145 camas de terapia intensiva en el sector público de salud, cuando según los parámetros de la OMS deberíamos contar con aproximadamente 2000 camas de terapia intensiva para un adecuado equipamiento en salud, para la atención de más de 11 millones de habitantes en el país. Ahora con la crisis del coronavirus la necesidad es mayor.

El MAS nada hizo por garantizar eso, más bien, aprobó el SUS demagógicamente sin garantizar infraestructura, personal, ni material en salud. El Gobierno de Añez, reconocido por la propia bancada del MAS, continúa con la misma política en salud, por eso hay crisis, por eso protestan nuestros médicos y trabajadores en salud.

La carta de Arce, en la que solicita a la actual presidenta de Bolivia gestionar ayuda a Cuba para controlar el COVID-19, es simplemente verborrea electorera masista. Arce no tenía que mandar cartitas, al estilo Camacho, él tenía que resolver la crisis de salud los 14 años que estuvo en el Gobierno. Como mínimo tenía que dotar de los15 mil ítems y de los 4 mil millones de dólares que reclamaban los mandiles blancos, quienes durante meses se manifestaron en las urbes y sólo recibieron la represión del Gobierno de Evo.

Es tan grave la situación que a principios de este año los médicos y trabajadores del Hospital de Clínicas reclamaban sueldos adeudados de hasta 3 meses y la falta de medicamentos en cada unidad. Tenemos tanta crisis en la salud pública, que en febrero de este año, el Hospital Del Niño en la ciudad de La Paz dejó de recibir internaciones por falta de camas.

Si como solicita Arce vinieran médicos «especializados», ¿dónde van a atender, con qué material y presupuesto?

No se puede defender lo indefendible, 14 años de Gobierno, despilfarro y demagogia para embaucar al pueblo trabajador son indefendibles. Los trabajadores y pueblo empobrecido hoy tienen que verse obligados a pagar los platos rotos del MAS y todos los que, junto a él, se sentaron en el parlamento y no se preocuparon por la salud del pueblo explotado.

Basta de demagogia electoral, ni el MAS, ni Añez, ni ningún candidato tuvieron, ni tienen la política para enfrentar la actual situación. Se necesitan recursos para de inmediato garantizar la construcción de hospitales, la contratación de médicos y los insumos para la atención de salud de calidad que nos permitan afrontar la crisis. Eso sólo será posible con la inmediata y verdadera nacionalización de los recursos naturales y el no pago de la deuda externa, basta de saqueo.

La burocracia de la COB debe abandonar las banderas masistas y su cogobierno con Áñez y de inmediato encarar la lucha por salud digna para el pueblo, para que las bases de los trabajadores tomemos en nuestras manos el destino de la salud en Bolivia.