BALANCE DE LAS ELECCIONES GENERALES 2014


AUNQUE PIERDE ALGUNOS SECTORES DE OCCIDENTE,  EL MAS GANA CON APOYO DE NUEVOS SECTORES MEDIOS DE ORIENTE Y CON EL ÁRBITRO A SU FAVOR

LOS RESULTADOS

El MAS de Evo Morales obtuvo 3 millones ciento setenta y tres mil votos (61,4% de los Votos validos, “V V”, pero sólo 50,8% del Padrón Electoral, “PE”), lo que le permitió ganar la presidencia en la primera vuelta. El segundo lugar lo ocupó UD del empresario Doria Medina con 1 millón doscientos cincuenta y tres mil votos (24,2% de los V V, pero sólo 20,1% del PE), mucho más atrás ocupa el tercer lugar, el PDC de “Tuto” Quiroga, con cuatrocientos sesenta y siete mil votos (9,0% de los V V, pero sólo 7,5% del PE). Y finalmente cierran la tabla de posiciones el MSM de Juan del Granado y el PV de Vargas  con ciento cuarenta mil y ciento treinta y siete mil votos respectivamente (2,7% de los V V, pero sólo 2,2% del PE).

El 61,4% de los Votos Válidos obtenidos por el MAS, muestran un retroceso de cerca de -3% respecto al 64,2% obtenido en las elecciones del 2009. Pero retrocedió mucho más en occidente: La Paz, Oruro y Potosí donde hay una fuerte presencia de trabajadores combativos.  Mientras que tuvo un novedoso aumento en la conservadora “Media Luna” y en particular en Santa Cruz donde por primera vez ganó las elecciones.

De  este modo los 113 parlamentarios del MAS, que  representan el 68,1% de los 166 parlamentarios de la Asamblea Legislativa Plurinacional, en realidad, los ha obtenido únicamente con el 50,8% de votos del  Padrón Electoral.

SIGNIFICACIÓN POLÍTICA DE LOS RESULTADOS

Las elecciones 2014 se dan en una nueva etapa del Gobierno, que empieza el 2008, luego de desviarse y frenarse el poderoso ascenso revolucionario del 2003- 2005. Etapa en la que el Gobierno, reformas tibias de por medio, pasó a dirigir el país abiertamente al servicio de sectores de la oligarquía, el imperialismo y la burguesía. Lo hizo, en función de los acuerdos arribados el 2008 con éstos, y que están plasmados en la “nueva Constitución Política del Estado Plurinacional” que, entre otros aspectos, convalida los nuevos contratos con las petroleras  (no la supuesta nacionalización) y garantiza la gran propiedad de la oligarquía de la “Media Luna”, de la minería, etc. En esta etapa el Gobierno se ganó la confianza de la oligarquía, del imperialismo y de la mayoría del empresariado debido al impulso a sus negocios.

El sector burgués, que mejor refleja el curso del conjunto de los negocios capitalistas es la banca privada. Mientras que en el 2002 obtenían utilidades de 6 millones de dólares, en el 2014 se estima que llegarán a ganar 220 millones de dólares, y su cartera en mora actual es ¡prácticamente nula!  Las empresas transnacionales petroleras como PETROBRAS o REPSOL continúan teniendo colosales ganancias a las que el Gobierno les concedió los últimos años y de manera arbitraria  5 mil millones de dólares como “costos recuperables” por los “servicios de entrega del gas a YPFB”, además de sus millonarias ganancias. Las empresas mineras transnacionales como la Sumitomo que explota San Cristóbal en Potosí obtiene utilidades anuales alrededor de 1.300 millones de dólares y aporta al Estado apenas el 3,5%. A tiempo de haber aparecido una “nueva burguesía minera cooperativista” cuyas ganancias se han incrementado en base a la súper explotación de trabajadores, mujeres y niños sin protección laboral y sin aportar prácticamente nada al Estado.

Mientras tanto a los trabajadores y al pueblo le dio migajas y algunos servicios como los bonos, el doble aguinaldo, canchas de fútbol, el teleférico, el satélite, algunos hospitales, etc. que aunque no significa nada ante la ganancia de la burguesía, fueron bien recibidos por la mayoría. En suma contentó al pueblo, entregándole las sobras que cayeron de la mesa de los empresarios y  del Estado.

Pero, en ese cuadro, el MAS, profundizó sus rasgos corruptos, represivos y mentirosos, empezó a atacar al pueblo mediante el  gasolinazo, los bajos salarios, mantuvo la neoliberal ley de pensiones de ahorro individual, el desempleo, la represión a los trabajadores y a los pueblos originarios del TIPNIS en Chaparina, a la  CIDOB y a la CONAMAQ, etc.

Esta política hizo que el Gobierno pierda a sectores de la clase media, de la clase obrera y a sectores minoritarios de campesinos e indígenas. Por ejemplo el pueblo expresó su rechazo en la elección del Poder Judicial el 2011, que tenía claros candidatos favorecidos por el oficialismo, mediante  gran cantidad de  votos nulos, blancos y abstenciones que superaron a los “Votos Válidos”.

Sin embargo, el último tramo de su mandato el Gobierno recuperó a una parte de los sectores que perdió,  en base a maniobras, prebendas, marketing electoral y el control de varios medios de comunicación.  Y, para reganar a sectores medios, recurrió a candidatos a senadores y diputados de esos sectores. Se abrió a la Juventud Cruceñista,  emenerristas, adenistas, etc, Conservó gran parte del campesinado por el apoyo relativo a sus demandas y los privilegios a su burocracia. Engañó a la clase obrera mediante dádivas y compró  por “un plato de lentejas” a  la burocracia de la COB.

De esta forma adquirió el apoyo electoral de un amplio espectro  social que es distinto al apoyo que tuvo el 2005 y el 2009. El de aquel entonces la base social que lo apoyaba era “más militante” y “desinteresada”, la de ahora  es más arribista y prebendal. Siendo así no se puede decir que se ha fortalecido popularmente, sino que paradójicamente con ese apoyo es ahora  más dependiente y sirviente de la burguesía, la oligarquía y las transnacionales. Tiene que gobernar para ellos con más fuerza, y eso, a pesar de la burocracia corrupta, le confrontará con los trabajadores.

ELECCIONES FRAUDULENTAS.

Hubo una serie de irregularidades y de arbitrariedades en el cómputo que, hasta  fueron parcialmente reflejadas en el informe, sobre las elecciones generales en Bolivia 2014, que presentaron los observadores internacionales de la OEA (que era pública su simpatía por el candidato oficialista), referidas al retraso de la presentación de los cómputos, las campañas gubernamentales a favor del candidato oficialista el mismo día de las elecciones, entre otras.

Pero el fraude mayor hizo el TSE en el uso y abuso de la antidemocrática Ley de Partidos Políticos aprobada en 1999 y en la distribución arbitraria del Padrón Electoral entre las circunscripciones para la elección de diputados uninominales, mediante la cual incorporaron, a aquellas tradicionalmente urbanas, zonas sub urbanas con alta  presencia de migrantes campesinos. Esta maniobra, entre otras, le permitió al TSE aumentar la representación parlamentaria del MAS que el 2009 era sólo de 110 miembros a 113 miembros el 2015 en adelante, a pesar de haber retrocedido su votación  como dijimos en -3%.

Finalmente el candidato oficialista tuvo, a su disposición el manejo de las finanzas públicas consistentes en cientos de miles de millones de dólares que los puso al servicio de su campaña durante los cinco años del segundo mandato.

UNA DERECHA DESPRESTIGIADA Y DEBILITADA

La derecha no se ha recuperado de la paliza que recibió con la revolución del 2003-2005 y la derrota de su rebelión del 2007-2008. Aunque impuso un retroceso al Gobierno que se plasmó en la nueva Constitución, políticamente dejó de ser una opción alternativa al reformismo tibio del MAS, debido a su trayectoria neoliberal antipopular. Su base social directa, es decir la oligarquía y la mayoría de los empresarios, pasó a respaldar al MAS,  los políticos mas recalcitrantes fugaron del país, y lo que queda con Doria Medina y “Tuto” Quiroga, no pudo remontar la impronta de desprestigio que pesa sobre todo este sector de la clase dominante. Es por eso que obtuvieron una escasa votación. Las opciones del MSM y del Partido Verde si bien no son de la derecha tradicional no significaron una alternativa por la izquierda ya que en realidad su programa se ubica más bien como de “centro derecha”. Además de que todos fueron objeto de las maniobras electorales del MAS.

AUSENCIA DE UNA ALTERNATIVA ELECTORAL DE LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA.

También le allanó el camino al candidato del MAS la ausencia de un partido revolucionario que presente una alternativa obrera y socialista. No se pudo presentar la izquierda revolucionaria, por la antidemocrática Ley Electoral, que exige en la actualidad se presenten 160 mil firmas. Además el intento de legalizar al Partido de los Trabajadores que tenía un programa progresivo y la organización de la COB, fue frustrado por la traición de su dirección encabezada por Trujillo.

LA POLÍTICA DEL MST

Ante la ausencia de candidatos de los trabajadores y de la juventud luchadora, llamamos a votar blanco o nulo.

Como hemos dicho, el siguiente mandato de Evo Morales, estará más al servicio de los patrones para brindarle las mayores garantías para la acumulación de sus capitales, aunque probablemente sacudida por la crisis económica  internacional. Además teniendo el control los cuatro poderes del Estado (Ejecutivo, Judicial, Legislativo y Electoral) pronunciará sus rasgos dictatoriales y corruptos. Este hecho lo llevará  a chocar contra los intereses  de  la base de la clase obrera, campesina  e indígena

En este cuadro, llamamos a los trabajadores y a la juventud de vanguardia a no confiar en este Gobierno, a luchar por las reivindicaciones pendientes. A no confiar más que en nuestras propias fuerzas. Hay que recuperar a la COB para la lucha, bregando por la construcción de una nueva dirección clasista y de combate, derrotando a la burocracia traidora de los Montes y Trujillo. Tarea que incluye retomar en este proceso la construcción del Partido de los Trabajadores en base a la COB.

Ante un Gobierno que traicionó las expectativas de  octubre del 2003 llevando con engaños a los trabajadores a sostener el sistema capitalista semicolonial, poniéndose al servicio de los patrones; es preciso, tras esta dura experiencia, prepararse para  ir a una solución de fondo a los problemas del país y de los trabajadores. Misión  que solo  se puede alcanzar retomando la tradición de las luchas del 52, 70, 85, 2003 y 2005 que culminen en victorias definitivas y no en traiciones. Hay que prepararse para instaurar el Gobierno de la clase obrera y los pobres del campo y la ciudad, que acabe con la oligarquía terrateniente y expulse a las transnacionales imperialistas, sentando las bases para la construcción de una Bolivia Socialista en lucha por el socialismo internacional.

Son tareas que necesita de la construcción de una dirección revolucionaria de la clase obrera, de un verdadero partido revolucionario, embrión del cual es el MST y al cual invitamos integrar a la vanguardia obrera y juvenil.

 

La Paz 7 de noviembre de 2014

 

MST – JUVENTUD SOCIALISTA