HUELGA GENERAL INDEFINIDA


¡NO AL MÍSERO 10%!
AUMENTO SUSTANCIAL DE SUELDOS Y SALARIOS
CONGELAMIENTO DE PRECIOS Y TARIFAS
¡ABAJO EL 21060!

Las medidas tomadas como el Paro Nacional y la contundente movilización realizada el día de ayer no le bastan al Gobierno para atender  las demandas de los trabajadores. En lugar de resolverlas reacciona como todo Gobierno patronal con burla, satanización y represión de las luchas. Ante esta intransigencia el Ampliado de la COB  aprobó la Huelga General Indefinida a partir de hoy.
Los trabajadores no salimos a la pelea por el placer de pelear, sino ante el incesante alza del costo de vida que hace insostenible vivir con incrementos irrisorios y arbitrarios, y con salarios de hambre. Costo de vida que se expresa en la dura realidad de los mercados y no en las manipuladas cifras del INE.
Es esta situación desesperante la que lleva a la base a ejercer presión sobre la dirigencia a tal punto de que, a su pesar, se vea obligada a convocar medidas de lucha como las presentes. Creemos justa la lucha de los trabajadores y debe ser apoyada por todo el pueblo.
Sin embargo, resulta un contrasentido que se declare la Huelga General, al tiempo que se abandona la exigencia de un  incremento mayor al 10%, demandando sólo que ese ridículo porcentaje se generalice a los demás sectores. Siendo que el incremento salarial es la demanda central de la actual lucha, esa decisión  constituye una concesión gratuita al gobierno sin haber todavía librado las mejores batallas como la que se inicia. Creemos que si se va a la Huelga General se debe mantener por lo menos la propuesta anterior y reclamar al calor de la lucha, mínimanente un incremento mayor del 30% para todos los sectores, como lo plantean varias federaciones, entre ellas los fabriles. Esto a la par que se congele los precios y tarifas con subsidios al transporte. La exigencia de respeto al fuero sindical es fundamental, pero para que sea congruente con la misma COB,  debe partir de la recuperación de su independencia política respecto del Gobierno.
Por otra parte, es responsabilidad de la dirigencia garantizar la medida aprobada para que realmente signifique una contundente lucha y no un gesto radical para negociar migajas o lo que es peor termine por desgastar el importante proceso de luchas de los trabajadores, después de varios años de expectativas  en el Gobierno, ahora frustradas.
PLAN DE LUCHA
El Gobierno  que empezó su gestión con medidas reformistas tibias, rechazando la Agenda de Octubre, dio un giro más a la derecha pactando con la oligarquía el respeto a sus grandes propiedades y recientemente pasó acuerdos con ella para “la producción de alimentos” haciéndole varias concesiones, a la vez que llamó a sus socias las petroleras para que inviertan ofreciéndoles mayores ganancias.  Esta situación hace que ataque a la clase trabajadora y se niegue a  resolver  las reivindicaciones más elementales. No es por eso casual los salarios de hambre y la mantención hasta hoy del neoliberal 21060 que debe ser abrogado.
Imponer las demandas actuales, para no hablar de las de fondo, implicará derrotarlo en las calles, como se hizo con el gasolinazo, por lo que se necesita que la COB se dote de un Plan de Lucha y no sólo medidas intempestivas y con poca preparación. El Gobierno aduce no tener dinero para salarios, pero garantiza a las transnacionales petroleras, mineras, agroindustriales, bancaria etc., el saqueo del país y jugosas ganancias.  No hay dinero porque no se expropió a la oligarquía ni se nacionalizó verdaderamente los hidrocarburos. Una situación que no puede continuar.
Se precisa, por tanto,  que las medidas de lucha tengan un norte que no puede ser otro que inscribirlas en la perspectiva de dar al país una verdadera solución obrera, campesina y socialista ante el fracaso del tímido reformismo capitulador. Una solución de clase, opuesta a la eventual vuelta de la derecha cavernaria. Una salida que expropie a la oligarquía agro terrateniente y expulse a las transnacionales. De ahí saldrá el dinero para más fuentes de trabajo y salarios dignos.
El próximo Congreso de la COB está ante la necesidad de abordar este tema, evento en el cual debe votar un Plan de Lucha y elegir una mueva dirección con los sectores dispuestos a la lucha y no a la conciliación con un  gobierno que no representa los intereses de los trabajadores.
La Paz, 7 de abril de 2011