LA CARRETERA NO ATRAVESARÁ EL TIPNIS


GRAN TRIUNFO DE LA  MARCHA INDÍGENA

entrada a La PazFinalmente tras 65 días de heroica lucha, superando una serie de duros obstáculos como la brutal represión policial,  la marcha indígena centralizada por la CIDOB se impuso, torciéndole la mano al Gobierno de Evo Morales. Éste intentó, hasta último momento, burlar la demanda indígena, pero fue inapelablemente derrotado; y se vio obligado, a regañadientes, a modificar la propuesta tramposa de la Asamblea Legislativa Plurinacional, para aceptar la exigencia indígena. De esta manera, a través de una nueva Ley, se sanciona que la proyectada carretera o cualquier otra no atravesarán  el TIPNIS; así como se declara intangible este territorio. En esta lucha tuvieron importante participación los originarios del CONAMAQ.
Este desenlace  se agrega a la derrota sufrida por el Gobierno en las fraudulentas elecciones judiciales donde la marcha indígena tuvo innegable incidencia.

LAS RAZONES
Este espectacular triunfo indígena fue posible no sólo por la justeza de la reivindicación: la defensa del TIPNIS y su derecho a consulta previa en tanto propietarios de la zona, sino también a la extraordinaria solidaridad nacional e internacional que concitó esta combativa y sacrificada lucha, calumniada y reprimida. Esta solidaridad nacional que prácticamente aisló y puso contra la pared al Gobierno, fue decisiva en esta victoria. Hay que destacar como acciones cruciales en este sentido la resistencia de San Borja, Rurrenabaque y la multitudinaria recepción de La Paz.
 
LA INTANGIBILIDAD
El Gobierno introdujo la demanda indígena de intangibilidad del TIPNIS,  para luego crear, a falta de argumentos, una discusión confusionista   propio de charlatanes chicaneros y embusteros. Para cualquier persona seria, la intangibilidad se refiere a la intervención de entes ajenos a los propietarios comunales, como en este caso del Gobierno y su carretera, en ningún caso válida para los dueños, lo que seria un absurdo. No puede ser que los dueños, es decir las naciones originarias,  se priven de usarlo en función de sus necesidades que supone al mismo tiempo la preservación de las áreas protegidas. El Gobierno, de mala fe,  introduce una discusión ahí donde no hay lugar. Las cosas están entonces claras y el  Reglamento deberá establecerlo así. No  hay manera de robar con chicanearías la victoria indígena. Antes bien, en lugar de esto,  lo que el Gobierno tiene que hacer es someter a juicio y sanción a todos los represores, así como indemnizar a los marchistas hombres, mujeres y niños  por los daños físicos y morales perpetrados.

¿POR QUÉ EL GOBIERNO ATACA A LOS INDÍGENAS?
Nosotros a diferencia de otros, sostenemos que no se trata de un error del Gobierno, sino que su conducta obedece a profundas razones económico sociales. No sólo se enfrenta y reprime a los indígenas de tierras bajas, sino también al conjunto de los trabajadores y  pueblos que reclaman solución a sus demandas. Basta señalar algunos ejemplos: fabriles y reclamo de la COB, Caranavi con muertos y heridos, Potosí, gasolinazo y azucarazo, nuevamente demanda no atendida de la COB, ahora el TIPNIS y otras luchas.
 
Esta actitud estuvo siempre presente, pero latente en los primeros años del Gobierno, a causa  de los enfrentamientos con la derecha oligárquica que se resistió tan siquiera a cambios cosméticos. Al final, la derecha fue derrotada políticamente, pero  salvada social y económicamente: Sus propiedades fueron respetadas, así como las petroleras fueron transformadas en socias del Gobierno. Es decir, a pesar de que por la movilización de las masas se derrotó a la derecha, ésta salió finalmente victoriosa porque se respetó su dominio económico. Este resultado contradictorio fue pactado en la Nueva Constitución Política del Estado a comienzos del 2009. El Gobierno terminó con una vergonzosa capitulación a la oligarquía y a las petroleras.

A partir de entonces emergió el ataque a los trabajadores y el pueblo incluido a las naciones indígenas originarias. No podía ser de otra manera, porque el Gobierno pasó a defender abiertamente la gran propiedad privada capitalista, los grandes negocios agroindustriales, mineros, camineros,  de la banca, etc.  Como la defensa de los intereses de la patronal es incompatible con la atención de las demandas de los trabajadores y el pueblo, el Gobierno, se transformó en Gobierno burgués más o menos normal con pretensiones dictatoriales bonapartistas.  La oposición política de los restos de la derecha tradicional en el Parlamento, que pugna por recomponer su dominio político tradicional, no significa que la oligarquía y las petroleras se opongan como antes al Gobierno, ellos querrían desde luego tener su propio gobierno, pero en general están conformes con Evo Morales que le garantiza enormes ganancias. Por eso ya no hay marchas de tractores ni golpiza a los collas en Santa Cruz.

Esta situación hace que las masas trabajadoras y los pueblos originarios sufran de la miseria tradicional agudizada por los efectos de la crisis capitalista imperialista mundial. Y como consecuencia se movilicen en pos de mejoras salariales y derechos conculcados o negados como los de los indígenas. Pero al chocar con una Gobierno patronal las demandas no se satisfacen y las luchas ocupan el primer plano, sólo victoriosas si las movilizaciones son contundentes como es el caso del TIPNIS.

NUEVA AGENDA ES  UNA FARSA
Esta dinámica de la lucha de clases seguirá adelante con alzas y bajas. No hay posibilidad de “reconducir el proceso de cambio”, es decir volver a la fase de reformas tibias, como aspiran sectores disidentes del MAS. Ello supondría que el Gobierno desbarate su acuerdo con la oligarquía y el imperialismo y desmonte su propia Constitución. Supondría una ruptura con ellos a estas alturas, cuando lo que  busca es estabilidad y no nuevas conmociones con la derecha. Esto no es posible. Todo lo contrario, el Gobierno deviene cada vez más en agente del imperialismo y la oligarquía, siguiendo la conocida ruta de todos los gobiernos “nacionalistas” que terminaron por entregarse con armas y bagajes al capitalismo imperialista, como fue el caso del MNR, en detrimento del pueblo trabajador.

Por eso es una farsa la propuesta de una nueva Agenda supuestamente después de haber cumplido con la de Octubre. No. Ni la agenda de Octubre se ha cumplido porque no se expulsó al imperialismo, ni se expropió a la oligarquía, ni es posible impulsar una industrialización del país, bajo el  saqueo de  estos sectores, a los cuales se protege. La condición para ese proceso es la ruptura completa con el imperialismo y la oligarquía ligada a él. Como el Gobierno no puede hacerlo,  su nueva agenda nace muerta.
 
LAS CONSECUENCIAS POLÍTICAS:

EL GOBIERNO
En el marco de esta situación global, de esta coyuntura  el Gobierno que ya venía perdiendo posiciones sobre todo después del gasolinazo, sale más desgastado y debilitado políticamente ante el  movimiento de masas. Cayeron ministros, viceministros y comandantes. Protestan dirigentes cocaleros y colonizadores en desacuerdo con la Ley. Pierde el Apoyo de la CIDOB y el CONAMAQ, que eran componentes del Pacto de Unidad, los diputados indígenas se desmarcan; pero algo más importante, pierde el apoyo o la neutralidad de los llamados sectores medios de las ciudades que son numerosos. Se deterioró la aureola de  la defensa de la “Madre Tierra” y de las naciones indígenas originarias. Se mostró no como una gobierno indígena, sino patronal. Perdió gran parte del precioso capital de la credibilidad que había atesorado demagógicamente en los primeros años. Su desprestigio a los ojos de amplias masas se hace ostensible. Esto no quiere decir que ya está en la lona y no pueda sostenerse; todavía conserva el apoyo de importantes sectores  como la CSUTCB, las Bartolinas, los cocaleros, los interculturales, etc., pero es obvio que su situación  ya no es igual a la de  hace dos, cuatro o seis años. Por la dinámica de nuevos choques con la clase trabajadora y el pueblo dada su política al servicio del saqueo imperialista y la explotación capitalista, este proceso de desgaste está en curso y con idas y venidas es la tendencia principal de su desarrollo.

LOS PARTIDOS BURGUESES Y LA  DERECHA
En sus diversas variantes llevaron algo de agua a su maltrecho molino, particularmente el MSM y el UN, pero también los otros sectores. Esto siempre es posible, ante el desgaste de un  Gobierno supuestamente “progresista” y la ausencia de una alternativa política visible de la izquierda. Es un problema que los trabajadores y la juventud de vanguardia están ante la tarea de conjurar.

LA COB
Lamentablemente debido a su dirigencia, que mantiene su expectativa en  el Gobierno, no jugó un rol central que estuvo llamada a protagonizar en defensa de los indígenas y del TIPNIS. Salvo la convocatoria al Paro Nacional luego de la represión policial a los indígenas, en el marco de un repudio generalizado al Gobierno, no tuvo otra iniciativa política pudiendo hacerla. Era preciso llamar a la unidad obrera (COB), originaria campesina (CIDOB, CONAMAQ), para imponer la victoria y de esa forma darle un contenido de independencia de clase a la lucha, opuesto al aprovechamiento de la derecha y los  partidos burgueses. De esta forma se hubiera beneficiado en forma directa de la victoria indígena y colocar sus demandas, burladas por el Gobierno, ante la posibilidad de imponerlas con facilidad. Aunque después de la victoria indígena esa posibilidad está abierta si la lucha es organizada y consecuente.

CONSTRUIR UNA ALTERNATIVA OBRERA Y REVOLUCIONARIA DE GOBIERNO
El proceso abierto ya desde el gasolinazo, a través del cual, el Gobierno del MAS se desgasta mostrándose antiobrero, antiindígena y antipopular, frustrando expectativas en el movimiento de los trabajadores;  plantea la perspectiva real y la urgencia de concretar una alternativa revolucionaria de clase ante el fracaso estrepitoso del reformismo capitulador expresado en el indigenismo masista y evista.
 
El problema central es la construcción de una dirección obrera revolucionaria con influencia de masas. Creemos que esa tarea puede ser encarada a través de una de las vías posibles como la formación del Instrumento Político de los Trabajadores planteada por la Federación Minera, tarea  ya mandatada por el anterior Congreso de la COB, lamentablemente abandonada por el apoyo otorgado al Gobierno.  Ahora que éste  viene  desenmascarándose  no debe haber más pretextos para llevarla a cabo.

Se trata de pelear por una verdadera solución obrera, campesina y originaria a la crisis que agobia al pueblo trabajador. Una solución que retome Octubre llevando hasta el fin su Agenda, vale decir, la expulsión de las trasnacionales saqueadoras imperialistas, la expropiación de la oligarquía en todos sus niveles, así como el reconocimiento pleno del derecho a la autodeterminación de las naciones originarias. Sólo realizando estas tareas democráticas y socialistas, será posible la agenda de una verdadera  industrialización del país  bajo la planificación económica socialista que supone también el uso racional de la naturaleza. Esta es la única vía para salir de la miseria y el atraso, la vía del verdadero Gobierno Obrero, Campesino, Originario y Socialista, en lucha por la revolución socialista latinoamericana y mundial.

El Movimiento Socialista de los Trabajadores y la Juventud Socialista que impulsaron incondicionalmente el apoyo a la marcha indígena desde la universidad y otros sectores, se plantean llevar consecuentemente estas tareas en unidad con las agrupaciones que coincidamos.
La paz, 25 de Octubre de 2011.

MOVIMIENTO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES-MST
JUVENTUD SOCIALISTA-JS