A PESAR DE AUMENTO IRRISORIO


HUELGA GENERAL DE LA COB
GOLPEÓ AL GOBIERNO PATRONAL

LAS LUCHAS Y SUS CAUSAS
El pasado  marzo-abril, se produjo una nueva y contundente oleada de huelgas que involucró a las universidades y a la clase trabajadora. La principal causa, el  incesante alza del costo de vida que los míseros salarios están lejos de cubrir, al cual se sumó la proyectada intervención gubernamental en las Cajas de Seguros que motivó la movilización de los trabajadores  y de las universidades.
TERCERA OLEADA
Fue la tercera oleada de luchas de la clase trabajadora en demanda de salarios dignos y contra arbitrarios ataques hambreadores como el gasolinazo. La primera fue en abril del año pasado en rechazo al miserable incremento de 5% y tuvo como protagonistas centrales a los fabriles y maestros. La segunda fue en diciembre del mismo año, contra el draconiano gasolinazo que elevó a las nubes el costo de vida, el que fue derrotado por la movilización popular encabezada por El Alto. Y la tercera fue la reciente, fundamentalmente en rechazo al irrisorio incremento de 10%, encabezada por la COB con sus combativas bases mineras, salud, fabriles, maestros y administrativos universitarios.
Luchas que indican que el principal problema que afecta a los trabajadores y el pueblo es la situación económica con salarios de hambre, desempleo etc.,  agudizados bajo este gobierno.
VUELVE LA COB A PESAR DE SU DIRECCIÓN
Es la primera vez, bajo este Gobierno, que la COB  centraliza y encabeza una contundente movilización, llegando a convocar la Huelga General Indefinida. Así la Central vuelve a la escena de la lucha  económica e incluso política. Ello se debió a la enorme presión de las bases por el brutal costo de vida que obligó a la dirección a entrar en pelea contra el Gobierno, a pesar de su declarado apoyo. Es por eso también una lucha especííficamente de la clase trabajadora. De esta forma abre a la Central perspectivas para retomar con fuerza la lucha de los trabajadores y el pueblo por las demandas insatisfechas.
MAGROS RESULTADOS ECONÓMICOS PERO VICTORIA POLITICA
Los logros no son como se esperaban. La  demanda central que fue el aumento salarial, sólo adquiere un insignificante 2%, la mitad del cual es todavía una promesa, y alcanza sólo a dos sectores (maestros y salud). Si bien el gobierno dijo que no intervendría la Caja Nacional de Seguro, termino no obstante, imponiendo su restructuración dada  la consabida deficitaria atención, interviniendo de hecho en asuntos que solo competen a los trabajadores, y anuncia la privatización del Seguro. Respecto al 21060 se comprometió dictar leyes para su abrogación. Y sobre la llamada reactivación productiva, también la promesa de revertir al Estado empresas mineras medianas que no cumplan los contratos.
Creemos que el resultado principal de esta lucha es objetivamente político, porque la huelga golpeó al Gobierno y lo desenmascaró parcialmente haciendo ver su carácter antiobrero. De esta manera, el Gobierno que viene desgastándose, lo hace  aun más. Éste ahora sólo tiene el apoyo de la patronal y conserva bucráticamente y con engaños al campesinado originario, donde además no cuenta con la CONAMAC.
UN PLIEGO DEFICITARIO Y FALTA DE PREPARACIÓN
A esta lucha llega la COB, como hemos dicho, por presiones de la base y aun creyendo en las supuestas bondades del gobierno, Por eso, sin Plan de Lucha, ni  la preparación debida. El vuelco empírico a la lucha después de venir sosteniendo al gobierno, se expresó en dudas sobre la demanda central, el aumento salarial, empezando por el abandono de la Canasta Familiar. Rechazó el 10%, pero no planteó un porcentaje preciso, luego contradictoriamente, capitulando en momentos en que se lanza la huelga,  planteó que se aceptaba esa migaja solicitando  que se extendiera  a todos los sectores, para después en plena huelga, tímidamente, plantear un 15%. Estas  idas y venidas que parten de creer en el Gobierno y aceptar como premisa indiscutible el régimen de explotación capitalista,  desarmaron a los trabajadores y permitió a Evo Morales imponer esos magros resultados
SE PUDO LOGRAR MUCHO MÁS
En realidad la contundencia de la huelga y, sobre todo, de las movilizaciones que paralizaron La Paz y otros departamentos, mostraron la radicalización de los trabajadores y apuntaban a  profundizarse. Ello obligo a Evo Morales a sentarse con la COB tras negarse a hacerlo. En esta lucha, primero jugó un rol importante los mineros, después nítidamente los maestros rurales, seguido por los trabajadores de las Cajas, maestros urbanos, los de salud y municipales. Así se evidencio que la huelga general, que despertó la simpatía de amplios sectores populares, pudo lograr mayores conquistas empezando por un mayor incremento. Pero se levanto la medida con el apoyo incluso de la Federación Urbana de La Paz, aunque con el rechazo de varias bases provinciales.
UN GOBIERNO ANTIOBRERO
El Gobierno como es de costumbre, al estilo de los anteriores, respondió con mentiras, satanización, calumnia y represión. Llegó a decir disparates  como acusar a la movilización de miles de trabajadores de ser una conspiración de la derecha. Incluso amenazó enfrentar a la COB con los campesinos.  Pero además de varios infundíos ya conocidos, su argumento central fue que un mayor aumento era irracional e inviable ya que no hay dinero. Claro que si para el Gobierno lo racional y viable es haber perdonado a las petroleras millones de dólares por el saqueo, no haber nacionalizado sin indemnizar a las mismas, convocarlas a invertir ofreciéndoles mas ganancias; dejar que la San Cristóbal se lleve más de mil millones de dólares de ganancias al año, que la oligarquía agroindustrial de Santa Cruz se quede con las mejores tierras y especule con los precios en contra del pueblo, etc., etc., entonces no hay dinero. Pero, para los trabajadores eso es irracional. El dinero debe salir del ajuste de cuentas con los saqueadores y latifundistas, expropiándolos. Pero el Gobierno hace rato que gobierna para ellos. Por eso su carácter antiobrero. 
CONCLUSIONES
Hay una ruptura progresiva de los trabajadores con el gobierno aunque todavía sindical y no globalmente política. Pero se entró en esa dinámica. Dado su irreversible defensa de los intereses de la propiedad oligárquica, las petroleras y la patronal en general, el Gobierno continuará con los ataques a la clase trabajadora. Por consiguiente, hay que armar políticamente a los trabajadores para  dar combate consecuente por las reivindicaciones. El XV Congreso de la COB, tres veces postergado en beneficio del oficialismo, debe votar un Plan de Lucha, recuperar la independencia de la clase y elegir una nueva dirección con los sectores dispuestos a la lucha, dejando atrás direcciones colaboradoras y gobiernistas. La salida no puede ser otra que retomar octubre, por un verdadero Gobierno Obrero, Campesino y Originario que expropie a la oligarquía y expulse las transnacionales. Por una solución socialista a la miseria actual.
En este empeño hay que construir la dirección revolucionaria, agrupando a los sectores que decidan romper por la izquierda con el MAS y el falso “proceso de cambio”. El MST es un embrión de esa tarea y llama a esos sectores a confluir en este objetivo.

 DEL CHASQUI SOCIALISTA 218 ABRIL-MAYO 2011