COB: COMBATIR A LA DIRECCIÓN PROGOBIERNISTA Y RECUPERAR LA INDEPENDENCIA DE CLASE


DIRIGENTES DE CONALCAM IMPONEN POLÍTICA PRO PATRONAL EN EL CONGRESO DE LA COB

El Gobierno, a través de la burocracia sindical afín al MAS, implementó desde el 19 de febrero un forzado XVII Congreso de la Central Obrera Boliviana para tomar la directiva del Ente Matriz, desconociendo las resoluciones de dos ampliados nacionales que determinaron su realización en abril bajo la dirección del Comité Ejecutivo saliente, sin injerencia del gobierno. Finalmente, se impuso una política propatronal en la COB y una dirección pro gobiernista a la cabeza de Juan Carlos Huarachi.

Lastimosamente, la dirección saliente de Guido Mitma tuvo una política centrista respecto a la realización del Congreso y dejó pasar las maniobras del MAS. Justo después de haber dirigido exitosamente la lucha contra el código penal pro bonapartista y lograr su abrogación, en lugar de ir a la ofensiva y organizar el bloque obrero de independencia de clase, Mitma prefirió quedarse en el medio, dubitativo entre las resoluciones de Ampliados Nacionales que exigieron independencia sindical  y, por otro lado, la maniobra de congreso burocrático del gobierno.

El centrismo se debió a que Mitma provenía del masismo y dirigió a la COB en gran parte de su gestión como furgon de cola del Gobierno. Pero las medidas neoliberales de Evo Morales y su impacto en la clase obrera hicieron que la base presione a su dirección para salir a luchar en defensa de sus derechos. Producto de esa presión, Mitma se distanció por fin del gobierno. Pero eso en su última etapa. Reaccionó tarde, y lo hizo como centrista, sin tomar acciones definitorias. Esa actitud política fue aprovechada por el gobierno para asaltar burocráticamente a la COB. Finalmente, a pesar de no asistir y rechazar por escrito el Congreso paralelo, Mitma terminó por avalarlo el 22 de febrero, fecha en la que también anunció su retiro de la COB.

De esta manera, la burocracia sindical del MAS no tiene mayor problema en su trucho congreso  y procede a imponer su política pro patronal en la COB y mantener al ente matriz como furgón de cola del Gobierno. En este marco, los traidores de la clase obrera no dudaron en cortar cabezas y, replicando las intenciones bonapartistas del gobierno, impusieron la expulsión del ex ejecutivo de la COB y su equipo de dirección por haberse alejado del gobierno, catalogándolos de enemigos de la clase obrera, sin juicio, sin darles oportunidad a que se defiendan, en especial cuando dos ampliados nacionales les habían otorgado su respaldo desconociendo la convocatoria del Congreso de Febrero, instancia ilegítima que ahora los expulsa.

Sin duda, quien se queda al centro es aplastado, y eso es lo que sucedió con la dirección saliente, pero la política de aplastamiento proviene de la burocracia más reaccionaria, traidores del movimiento obrero: Orlando Gutiérrez y compañía.

Desde el MST – JS rechazamos el Congreso Masista junto a todas sus resoluciones por ser ajenas a los intereses históricos de la clase obrera. Llamamos a la base trabajadora a combatir a la dirección pro gobiernista salida de ese congreso con el objetivo de recuperar la independencia de clase y retomar la construcción del instrumento político de los trabajadores rumbo a un verdadero gobierno obrero, campesino, originario y popular.

La Paz, 25 de febrero de 2018