DERROTA POLÍTICA DEL GOBIERNO


Recuperar la COB al servicio de los Trabajadores

Unificar las luchas y preparar un plan nacional para derrotar la política antiobrera del gobierno

Reconstruir el IPT con las bases de la COB y retomar la revolución de octubre de 2003

La derrota del gobierno en el referéndum constitucional es el golpe político electoral más fuerte que éste ha recibido por parte del movimiento de masas. Marca un cambio cualitativo en su desgaste y descomposición mostrando, a la vez, la oportunidad de expulsar a su burocracia servil, fuera de la dirección de las organizaciones de los trabajadores para construir una alternativa verdaderamente revolucionaria.

RESULTADOS

Según el gobierno, el voto por el SI a su cuarta reelección alcanzó el 48.7% de los votos válidos, derrotado por el No que llegó al 51.3%. Sin embargo, son datos manipulados que disminuyen la magnitud de su derrota. Pero, incluso si tomamos sólo los datos oficiales sobre el total de votantes habilitados, el porcentaje contra el gobierno es mayor. Los votos nulos y blancos son votos de rechazo. La abstención, en general, se contrapuso a la línea gubernamental de ir a votar masivamente por el SI, favoreciendo al No a la reelección. Todos estos datos oficiales, de acuerdo no sólo al número de votos “válidos”, sino al total de ciudadanos habilitados para votar, suman el 60.8 % en contra del gobierno.

Bajo esta misma lógica, a nivel de las 10 principales ciudades del país, que concentra dos terceras partes de la población boliviana, donde se encuentran la mayoritaria base de la COB, la votación por el NO  alcanzó el 66%.

En la población rural, donde el oficialismo tiene mayor control para falsear el voto, el SI ganó, pero denotando un bajón considerable respecto a la votación de elecciones anteriores. Es decir que  en el campo, el apoyo al gobierno disminuyó, acrecentándose el rechazo. Sólo tomando los datos de la población rural de occidente, podemos ver que  en las elecciones del 2009 el apoyo al gobierno sumaba un 85% de los votos válidos, pero ahora se reduce al 67%.

En síntesis, fue una derrota electoral llevada a cabo principalmente por el rechazo de las ciudades, es decir, por el rechazo no sólo de la clase media, sino, principalmente, de los trabajadores bases de la COB.

FRAUDE DEL GOBIERNO DESDE EL INICIO DE LA CAMPAÑA

El gobierno propició un fraude ampliamente denunciado por la población de la ciudad el día de la votación, pero el mismo se llevó a cabo mucho antes, desde que el oficialismo tomó el control del Órgano Electoral a su favor. Puso a todo el aparato del Estado al servicio de su campaña por el SI, obligando a los funcionarios públicos a servirle, descontándoles significativas sumas de dinero del salario para financiar su millonaria propaganda, bajo amenaza de despidos si no lo hacían. Compró, con dinero del Estado, a dirigentes sindicales para controlar, con amenazas, a los trabajadores críticos de base. Así organizó un burocrático congreso de la COB favorable a su política. Finalmente, el día de la votación y recuento de votos, salió a la luz, en medios de información, la manipulación del voto en varias mesas electorales llevada a cabo por jurados oficialistas y el Órgano Electoral. Y, a pesar de los máximos esfuerzos de fraude, no pudieron ganar. En realidad la votación por el No es mucho mayor de lo que publica el oficialismo.

LOS TRABAJADORES RECHAZAN A EVO Y A LA DERECHA.

La victoria del No es la expresión de rechazo de la población trabajadora al gobierno. Como campaña usó las redes sociales de internet, las reuniones, las fotocopias y los pocos espacios de la prensa que el gobierno no logró controlar del todo. La oposición de derecha quiere embanderarse de la victoria, pero el trabajador común no se lo permite, expresando su rechazo a los representantes de la derecha política tradicional en los mismos medios que expresó su rechazo al gobierno. Precisamente, por este hecho, es que se abre una perspectiva para construir una alternativa propia de los trabajadores.

Los sectores de trabajadores combativos de occidente, epicentro de la revolución, han acrecentado su rechazo al gobierno incluyendo a la ciudad de El Alto, que en las elecciones anteriores le daba un apoyo del 84 % de los votos válidos, ahora solo suma 56% (cifra elevada por el fraude). En la campaña de las bases de la COB de las principales ciudades, estuvo incluído, además del No al gobierno, el No al neoliberalismo encarnado en la oposición de derecha.

GIRO A LA DERECHA, BONAPARTISMO Y CORRUPCIÓN, MOTIVOS DE LA DERROTA

Los motivos de la derrota del gobierno, están en el giro a la derecha que éste inició el 2008 y que se ha profundizado. El gobierno cada vez  más abiertamente está gobernando a favor de la burguesía, la oligarquía y el imperialismo. Y ante la crisis económica -que está  golpeando con fuerza a nuestro país- ha descargado el peso de la misma sobre las espaldas del pueblo trabajador. Expresión de ésta política anti obrera y anti popular del gobierno es el aumento de precios de la canasta familiar sin que los míseros incrementos salariales compensen el alza. A su vez, se desenmascara su doble discurso seudo socialista y se descubre la falsa nacionalización con la presencia de las Transnacionales en el país que reciben beneficios y subvenciones del gobierno como la ley de Incentivos petroleros. Mientras que el desempleo y la precarización de los trabajos aumenta.

Enfrentado de hecho a los trabajadores, se fue constituyendo en un gobierno con rasgos bonapartistas, intentando concentrar, a través de elecciones amañadas y maniobras burocráticas, todos los poderes del Estado en manos del Ejecutivo. Situación que le permitió servirse del poder y desarrollar actos de corrupción libre de fiscalización. Pero, a través de algunos periodistas, producto de que el bonapartismo no es total, se fue descubriendo la corrupción del fondo indígena y la adquisición de contratos millonarios sin licitación y con uso indebido de influencias, centralmente con la empresa china CAMCE (donde la gerente comercial fue la ex pareja de Evo) que constituyen apenas la superficie del océano de corrupción del gobierno, agravados con el asesinato de trabajadores municipales de El Alto propiciado por el oficialismo, que el gobierno se empeña por encubrir. Hechos que indignaron a la población trabajadora, y vislumbraron la necesidad de quitarle poder al ejecutivo, acabar con la corrupción, a la vez de construir una alternativa revolucionaria para que no vuelva la derecha igual de corrupta a gobernar.

La derecha sostiene al gobierno

Debido a que la oligarquía, la burguesía y el imperialismo tienen estabilidad y aumentan sus ganancias gracias al gobierno de Evo, la derecha política de oposición, se ve obligada a defender la gobernabilidad del MAS tras la derrota. El referendum no solo cuestionó su afán prorroguista, sino que cuestionó toda la política burguesa del gobierno, que es un indicio de movilización revolucionaria de las masas. En ese aspecto, la derecha cierra filas con el gobierno en contra de la posibilidad de revolución, argumentando que legalmente el referendum sólo impide una cuarta reelección, y que Evo, a pesar de los escándalos de corrupción, debe gobernar hasta la finalización de su mandato. Tanto Unidad Demócrata de derecha neoliberal, como Sol.bo de centro derecha, declararon su apoyo en esos términos.

Fracaso político de la dirección oficialista de la COB encabezada por Guido Mitma

Las bases de la COB, asentadas en las principales ciudades, rechazaron mayoritariamente al gobierno, y por tanto rechazaron la política de la dirección encabezada por el burócrata vendido al MAS, Guido Mitma. Esta dirección prebendal, junto a Gutiérrez de la Federación de Mineros, entre otros masistas, transgredieron la independencia de clase de la COB organizando un congreso burocrático de este organismo tergiversando el verdadero sentimiento de la base, votando de manera “unánime” el apoyo total al gobierno. Fue tan burocrático el evento que marginó a los trabajadores y votó una línea alejada del sentimiento de la base, misma que expresó su verdadera posición en las urnas, rechazando mayoritariamente al gobierno. La política de la burocracia sindical fracasó y se plantea su expulsión de las filas de la COB.

Barrer a la burocracia traidora y recuperar la COB para la independencia de clase

La situación política tras la derrota electoral del gobierno plantea a la clase trabajadora liberarse de las direcciones traidoras pro oficialistas para formar una alternativa revolucionaria en el seno de la COB. Es necesario esto más en la situación de lucha en que se encuentra nuestra clase, cuando los trabajadores en salud, magisterio, jubilados, entre otros, se movilizan en las calles exigiendo se cumplan sus reivindicaciones. El gobierno comprometido con la patronal y la oligarquía se enfrenta a los trabajadores, y prefiere desgastar las luchas sectorialmente, a través de la burocracia sindical traidora. Debemos acabar con la división sectorial para derrotar al gobierno. Centralizar las luchas con la COB, bajo un plan de combate que forje el camino a una salida política realmente de los trabajadores.

El siguiente paso en este camino, después del rechazo al gobierno en el referéndum, es desconocer a la dirección Mitma y el infame XVI Congreso burocrático que lo eligió, para llamar a un congreso democrático que plasme la decisión legítima de las bases en pro de una dirección clasista y de combate para la COB. A la vez, es necesario retomar la construcción del Instrumento Político de los Trabajadores, en donde se forje la dirección revolucionaria capaz de dirigir la toma del poder por la clase trabajadora y profundice la revolución de octubre de 2003, expropiando realmente a la oligarquía para otorgar tierra a los campesinos;  expulsando a las transnacionales imperialistas para que la riqueza se quede en el país, y organizando una economía planificada en función de las necesidades del pueblo trabajador.

Invitamos a las bases obreras, campesinas y juveniles a combatir con nosotros en la tarea de formar esa nueva dirección clasista y de combate.

La Paz, 8 de marzo de 2016.