Significado de la marcha de bases de la COB del 20 y 21 de Febrero


LA BASE DE LA COB SALIÓ A LAS CALLES INDEPENDIENTE DE LA DERECHA MASISTA Y OPOSITORA.

POR UN CONGRESO EXTRAORDINARIO DE LA COB PARA PREPARAR LA LUCHA POR UN GOBIERNO PROPIO DE LA CLASE TRABAJADORA

Los días 20 y 21 de febrero la clase trabajadora se organizó en torno a la COB, tomó las calles con su movilización y agitó propias consignas en contra de la política gubernamental y la reelección de Evo, independiente de la derecha opositora. Lo hizo con base a una convocatoria intrínseca a la clase obrera, partiendo de reivindicaciones económico-sociales, que luego, en la práctica, se elevarían a consignas políticas.

Al grito de ¡Ya va a caer este gobierno hambreador! miles de trabajadores marcharon en la sede de gobierno mostrando el alto potencial de movilización de clase y la fuerza centralizadora de la COB.

Las bases se esmeraron con impulsar la lucha desde abajo, presionando a su dirección para organizar respuestas contundentes a los ataques del gobierno.

Los golpes dados por el oficialismo vienen promoviendo el libre despido con el proyecto de ley de Preaviso; imponen que el Estado Capitalista tenga vía libre de invadir los entes de salud de los trabajadores y tome libremente sus recursos al designar a dedo a gerentes masistas; establecen el robo de los ahorros destinados a la jubilación para favorecer a la oligarquía agroindustrial que busca inyectar ese dinero para incrementar su producción de transgénicos en tierras de pequeños y medianos productores para así acumular mayor ganancia, entre otras barbaridades.

Por eso, los trabajadores se movilizaron en rechazo a esa política de corte neoliberal, y precisamente por eso lo hicieron independientes de representantes políticos burgueses.

Es más, en su respuesta, a partir de reivindicaciones económicas, apuntaron a cuestionar al Gobierno como tal, elevando sus consignas a nivel político, por lo que claramente rechazaron la intentona de reelección. ¡Evo de nuevo…huevo Carajo! era uno de los estribillos que, junto a los petardos y dinamita usados por los aguerridos obreros, hacían retumbar el centro paceño.

Esta movilización, que opositores y oficialistas se empecinan en aplacar, expresó que existe realmente la posibilidad de construir la alternativa de clase trabajadora para la resolución de la situación nacional. Una alternativa que debe construirse conscientemente para que triunfe. Si se quiere realmente conseguir las reivindicaciones económico sociales y evitar que los derechistas del MAS y la oposición se alternen el poder político, es fundamental preparar el camino de la clase trabajadora hacia su propio gobierno. El material objetivo para empezar a desarrollar esta salida existe hoy en día y es palpable en las movilizaciones de trabajadores. Siguiendo el rumbo de lo concreto, esa salida pasa por el organismo en el cual las masas se organizan con efectividad, es decir, pasa por la COB. Por tanto, es imperioso recuperar la independencia de clase de la Central y organizar un plan de lucha que conduzca a la toma del poder, tareas que van ineludiblemente concatenadas a establecer una dirección clasista y de combate. Es necesario hacer hincapié en esto, puesto que el burocrático XVI Congreso del ente matriz aprobó una tesis y una dirección pro masista, y no se puede pasar por agua tibia tal barbaridad. Hay que rearmarse en serio. En ese sentido, es urgente impulsar la organización de un Congreso Extraordinario de la COB, presionar a la actual dirección para su realización, pues esa instancia es propicia para reorganizar las fuerzas, poner en su sitio las barbaridades del Congreso anterior, y preparar la lucha rumbo a la alternativa política propia de los trabajadores.

La Paz, 3 de marzo de 2017