¡VIVA EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA!


LA LUCHA POR LA LIBERACIÓN DE LA MUJER ES LA LUCHA CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA

La situación de la mujer trabajadora en el siglo XXI es una situación de opresión y explotación. Hasta el Foro Económico Mundial (WEF siglas en inglés), una institución burguesa, a fines del 2018 anunciaba que se necesitan dos siglos para cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres, y más de un siglo para la paridad política.

En Bolivia el informe del 2018 del Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja que la brecha salarial entre hombres y mujeres en el sector obrero es del 19,55%, mientras que en el sector obrero especializado es del 40.53%. También señala que sólo el 47% de las mujeres en Bolivia cuenta con una fuente laboral, lo que significa que más del 50% de las mujeres no cuentan con trabajo estable ni seguridad social.

Para fines del 2018, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), daba cuenta de más de 3.500 mujeres víctimas de feminicidios, señalando a Bolivia como uno de los países con más alto índice de feminicidios en la región.

La CEPAL también sostiene que las mujeres emplean el doble de tiempo que los hombres en desempeñar el trabajo doméstico no remunerado. Este hecho promueve que cuenten con menos tiempo para desarrollarse con libertad.

A la par de las alarmantes cifras de feminicidios y delitos contra las mujeres, las filas de las movilizaciones femeninas en defensa de sus derechos crecen cada vez más, miles de mujeres se han adueñado de las calles en casi todas las regiones del mundo, alzando la voz en contra su opresión.

Y pese a haber logrado espacios de poder, presidencias y senaturías, como en el caso boliviano, las cifras demuestran que la situación de fondo no ha cambiado. Se ha logrado visibilizar la situación de opresión de la mujer, se ha avanzado en reformas constitucionales en parte de los países del globo, sin embargo, no se está garantizando los derechos de las mujeres, las leyes son letra muerta en un sistema que vive de la producción de opresiones para la explotación.

EL MOMENTO HISTÓRICO DE MAYORES LOGROS PARA LA MUJER

El momento histórico donde la mujer ha logrado más reivindicaciones, para encaminarse a su libertad, es el proceso revolucionario ruso de 1917.

El 8 de marzo de 1917 las mujeres obreras textiles de Vyborg impulsaron la Revolución de Febrero, y codo a codo con sus compañeros de clase emprendieron la lucha contra el capitalismo, bajo la consigna “pan, paz y tierra”, lograron sumar a las fuerzas armadas y policiales al movimiento y derrocaron al Zar, encaminando su lucha hacia la Revolución Obrera y Socialista de Octubre 1917, donde la clase obrera tomó el poder a la cabeza del partido Bolchevique, estableciendo el Estado Obrero de Transición bajo la dirección de Lenin y Trotsky.

Durante este periodo la lucha de la clase obrera en alianza con el campesinado consiguió distintas reivindicaciones para las mujeres, como el derecho al voto, al divorcio, a la propiedad de tierras, a la tenencia de los hijos y al aborto.
En el camino a la transformación del Estado Obrero al Socialismo y en el marco de la construcción de una economía planificada, se generaron casas cuna para el cuidado de los niños, así como lavanderías y comedores populares, con el fin de hacer social el trabajo doméstico, para liberar a la mujer de ese rol y generar condiciones para su desenvolvimiento pleno. Sin embargo, esto se revirtió con la restauración del capitalismo en Rusia bajo el poder del estalinismo.

LA LUCHA HACIA LA LIBERACIÓN DE LA MUJER ES DE CLASE

El capitalismo es un sistema económico que produce la opresión a distintos sectores de la sociedad, aprovechando las diferencias de género, sexo, raza, cultura, procedencia, etarias, etc., para obtener mayor riqueza y explotar más a los sectores oprimidos.

Es así que al capitalismo no le interesa acabar con la opresión de la mujer, pues en los hechos vive de ella, al empresario no le interesa la anulación de la brecha salarial, porque le conviene pagar menos, a la gran industria no le conviene reconocer al trabajo doméstico, como un trabajo, pues de hacerlo tendrían que pagar doble salario a las y los trabajadores.

Por ello, el momento histórico en el que la mujer logró más reivindicaciones fue cuando en tanto obrera, se alzó junto a su clase, por la eliminación del estado opresor capitalista y encaró la revolución obrera y socialista en Rusia en 1917. En ese marco de abolición del capitalismo la mujer logró encaminarse a su liberación.

Hoy debemos tomar el ejemplo de las obreras textiles de Vyborg, quienes en lugar de buscar reformas en el marco capitalista, lucharon por la emancipación del movimiento obrero de conjunto y derrocaron al Zar para instaurar el poder del proletariado Ruso.

Los compañeros trabajadores, obreros deben tomar conciencia de que para fortalecer a su clase y enfrentarse a la burguesía, es esencial incorporar y potenciar a las mujeres trabajadoras, es urgente la creación de secretarías activas de la mujer en cada sindicato, a la cabeza de la COB, para atender las reivindicaciones de las mujeres trabajadoras e incorporarlas en los pliegos petitorios de cada sector. En el interior de la clase obrera la lucha contra el machismo es por la unidad de clase, para derrotar al sistema capitalista, al Estado y sus gobiernos de turno.

Si el movimiento obrero no encara esta tarea, está dejando el espacio libre para que la burguesía, a través de sus instituciones, se apropie de este tema para llevar al fracaso la lucha de la mujer, sembrando expectativas de que se puede acabar con la opresión a la mujer a través de leyes y políticas públicas en el marco capitalista.

Por ello el 8 de marzo, un día histórico de lucha de las mujeres trabajadoras, nuestras banderas son por la eliminación de la brecha salarial, de la explotación laboral y sexual, de los feminicidios, del acoso sexual, por el aborto legal y gratuito, por el reconocimiento del trabajo doméstico como un trabajo y por su remuneración, por la incorporación de estas reivindicaciones en los pliegos petitorios de cada sindicato, por la creación de secretarias activas de la mujer en cada sindicato. Es un día de lucha por la destrucción el sistema capitalista, solo en esa dirección encaminaremos nuestra liberación.