A 13 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE 2003


¡DERROTAR LA POLÍTICA PRO PATRONAL DEL MAS!

 VERDADERA NACIONALIZACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES PARA SALARIOS ACORDE AL INCREMENTO DEL COSTO DE VIDA, PRESUPUESTO PARA SALUD, EDUCACIÓN E INFRAESTRUCTURA

 ¡RETOMAR OCTUBRE HACIA UNA SALIDA OBRERA, CAMPESINA, INDÍGENA Y VERDADERAMENTE SOCIALISTA!

 ¡POR NUEVAS DIRECCIONES CLASISTAS Y DE COMBATE!

Se cumplen 13 años de la revolución obrera, indígena, campesina y popular que puso al borde del abismo al sistema capitalista semi colonial boliviano y el Poder al alcance de las masas insurrectas. El 17 de octubre, la poderosa movilización expulsó del Palacio Quemado a Sánchez de Lozada y dos años más tarde a Mesa Quisbert que lo había sustituido. Las masas generaron un Doble Poder en torno a la Central Obrera Boliviana, sin embargo, por ausencia de una dirección revolucionaria, éste poder se debilitó. Por el contrario, la burguesía logró desviar el proceso revolucionario hacia la salida muerta de la democracia burguesa colonial, a través de sucesiones constitucionales y del adelanto de elecciones. El resultado de esta estrategia capitalista dio la victoria electoral a Evo Morales. Desde que asumió el gobierno, se orientó a liquidar el doble poder, con ello derrotar la revolución y restablecer el orden capitalista resquebrajado. A trece años de la Revolución de Octubre, aprovechando el reflujo de las masas, el capitalismo impera en el país al punto que el gobierno se atreve a tomar medidas neoliberales de ajuste económico (D.S 2765). El MAS gira cada vez más a la derecha y con una retórica demagógica socialista mantiene a Bolivia como país semicolonial e impone políticas diseñadas por el imperialismo para salvar a la gran burguesía y oligarquía a costa de descargar el peso de la crisis capitalista mundial sobre las espaldas de los trabajadores.

EL GOBIERNO ESTÁ MÁS A LA DERECHA Y ASESTA DUROS GOLPES AL MOVIMIENTO OBRERO

Bolivia está recibiendo el impacto de la crisis capitalista mundial con mayor fuerza. Las políticas de ajuste económico que dicta el imperialismo están siendo aplicadas en América Latina por los gobiernos de turno sin excepción. En Argentina, quien aplica el ajuste es Mauricio Macri, un gobierno catalogado de derecha, mientras que en Bolivia el encargado es Evo Morales. Hoy, retornan las medidas neoliberales a nuestro país a través de una ofensiva gubernamental antiobrera. El hito reaccionario ha sido el D.S 2765, promulgado el 18 de mayo de este año, que cerró la empresa nacional ENATEX echando a la calle a más de 800 trabajadores fabriles, dando pie a que se inicie una ola de despidos en empresas fiscales y privadas a nivel nacional. Un duro golpe contra el movimiento obrero. A pesar de la resistencia de los trabajadores y la solidaridad del proletariado nacional, especialmente fabril, la medida retrógrada se impuso por la complicidad de direcciones sindicales afines al MAS, quienes hicieron una finta de apoyo a la lucha para luego traicionarla.

Para agravar las cosas, en el marco de la economía internacional, China ha devaluado su moneda con el propósito de bajar el precio de sus productos que vende al exterior y contrarrestar su retroceso económico, a lo que más de 50 países, entre ellos Rusia, Brasil, Argentina, etc., han respondido con la misma medida con el propósito de defenderse del gigante asiático. Mientras que el nuestro ha mantenido el tipo de cambio fijo, lo que ha provocado que disminuyan los precios de productos importados con los que productos nacionales no pueden competir, lo que a su vez ha causado el colapso de la pequeña industria nacional y el consiguiente aumento del desempleo y el descenso del salario real.

En lo que va del año, de acuerdo al informe de FUNDEMPRESA, se han cerrado 5.706 empresas registradas correspondientes a la pequeña y mediana (PYMES). A este terremoto económico, se suma el desplome del precio de las materias primas en el mercado mundial, de las que vive el sector central de la economía nacional. Se refleja en el déficit comercial y fiscal respecto al PIB del 2015 que han dado cifras negativas del -6.9% y –6.6% respectivamente (Datos del propio oficialismo). Asimismo, El Gobierno está recurriendo al crédito externo y a las reservas internacionales para aumentar la inversión pública, lo que profundiza la dependencia del país al capital financiero mundial con el incremento de la deuda externa. Eso explica el dato artificial sobre el crecimiento de la economía, de la que tanto habla el gobierno, pero a costa del millonario endeudamiento.

Quien sale ganando de todas estas medidas es la Gran Burguesía transnacional y la Oligarquía. El propio Arce Catacora informó que las ganancias capitalistas del año 2015 -que el 2006 apenas eran 800 millones de dólares- han subido a  2.400 millones de dólares, mismas que corresponden fundamentalmente a los dueños de la banca, de empresas importadoras, de las grandes empresas transnacionales extractivitas como GRAVETAL, Monsanto (soya), Incahuasi-TOTAL, Margarita-REPSOL (Hidrocarburos), SUMITOMO (Minería). Así, el gobierno se constituye claramente como proimperialista y profundamente antiobrero.

UN RÉGIMEN CON RASGOS BONAPARTISTAS

A nivel del Régimen se está pronunciando su rasgo bonapartista. El Poder Legislativo, como en el neoliberalismo, es un apéndice del Poder Ejecutivo, al que se suman el Poder Judicial y el Defensor del Pueblo. Esto elimina cualquier  mecanismo de fiscalización, lo que origina un Régimen basado en la corrupción. Han quedado impunes los verdaderos responsables de la corrupción del Fondo Indígena y del caso Tráfico de influencias en los que están implicados los altos miembros del gobierno. Tampoco hay castigo a los responsables de la masacre de cooperativistas mineros a manos de la policía y francotiradores, ni a los responsables de la masacre de empleados de la Alcaldía de El Alto. En 10 años de gobierno de Evo se contabilizan varias decenas de muertos producto de la represión estatal.

LA DERECHA   

Los partidos de derecha en esencia están de acuerdo en defender la gran propiedad privada en manos de las transnacionales y la oligarquía. En varias ocasiones se han coludido en políticas de “unidad nacional” dirigidas por el Gobierno. Fue así en el tema del mar, en la condena conjunta contra el “asesinato” del Viceministro Illanes (que fue responsabilidad del gobierno), y en la condena a los ataques de la derecha venezolana a Evo, entre otros. En realidad no cuestionan la estrategia gubernamental antiobrera general, lo que buscan es su acceso al “pasanacu” para que ellos tengan también la oportunidad de gobernar para la Burguesía como Evo lo hace ahora.  Se han fortalecido en 10 años de gobierno del MAS y sus adeptos (UD, SOL.BO – MNR, MIR, ADN) ahora ocupan alcaldías, gobernaciones y puestos dentro y fuera del gobierno.

LAS DIRECCIONES SINDICALES TRAICIONAN

Al desviar la revolución de octubre, Evo controló al movimiento de masas y sus organizaciones a través de la burocracia obrera. A trece años de octubre, se produce una profundización en el distanciamiento de las masas respecto al gobierno producto de los ataques antiobreros. La expresión del descontento se vislumbró, primero, con el rechazo a la cuarta reelección de Evo – Linera en el voto mayoritario de los trabajadores de la ciudad plasmado en el referéndum de febrero. Adquirió más fuerza con la acción directa del movimiento obrero en la lucha contra el D.S 2765 en los meses de mayo y junio. La acción fue de tal magnitud que planteó la ruptura con el gobierno, hecho, que de ser concretado situaba a la COB como alternativa clasista al MAS y la Derecha. La población movilizada sectorialmente, desde personas con discapacidad, trabajadores en salud, maestros, hasta periodistas, veían potenciadas sus fuerzas con la intervención de la COB en la escena de las protestas. Se podía unificar las luchas. Pero la Dirección de la COB traicionó, concilió con el gobierno y llevó a la derrota a los trabajadores fabriles dejando a su suerte a los demás sectores movilizados, que poco a poco fueron aplacados.  Pero el distanciamiento continuó a pesar del retroceso. Los trabajadores fabriles impulsaron ampliados buscando romper con el gobierno, pero las direcciones sindicales, con discurso radical antigubernamental, capitularon al oficialismo, confundiendo a la base obrera con pronunciamientos demagógicos sin romper en la práctica con el gobierno.  La dirección de la COB y Fabriles desarticulan a sus bases arguyendo que la lucha de Enatex fue una victoria. Que supuestamente ahora estarían más unidos y fuertes. Utilizan un discurso radical demagógico (al igual que su maestro Evo) para encubrir su verdadero rol traidor.

DISTANCIAMIENTO: ACTO MASIVO POR OCTUBRE CONTRA EL MAS (Y LA DERECHA)

Sin embargo, dentro del movimiento obrero y de masas el distanciamiento contra el gobierno se desarrolla y se expresó el 12 de octubre en el gran Cabildo en conmemoración a la lucha de Octubre y sus mártires, organizado por la FEJUVE Orgánica de El Alto dirigida por Benigno Siñani y Carlos rojas. Una concentración que aglutinó a más de 7 mil trabajadores, bases de la COB, en El Alto, constituyéndose en el primer acto masivo sobre octubre en oposición a Evo y la derecha después de 10 años de gobierno del MAS, que reivindicó la lucha de octubre y exigió el cumplimiento de su agenda, así como la necesidad de la verdadera nacionalización de los recursos naturales. Esto refleja que es posible construir una alternativa propia de los trabajadores que enfrente al gobierno y la derecha con independencia de clase. Es posible si esto no se queda sólo en un acto conmemorativo. Llamamos a la dirección de la FEJUVE Orgánica de El Alto a desarrollar un plan clasista y de combate con la base de trabajadores en torno a forjar esa alternativa que retome la lucha de octubre de 2003.

RETOMAR OCTUBRE: EXIGIMOS UN CONGRESO DE EMERGENCIA DE LA COB

Mientras las bases de la Central Obrera asistían al acto por Octubre, la dirección de la COB no participó debido a su capitulación al gobierno. Como en el conflicto de Enatex, ahora pretende ponerse a la cabeza de la protesta por el doble aguinaldo. Se pone a la cabeza por presión de la base, para encubrir sus traiciones dizque “luchando”. Venimos de la derrota de los trabajadores de ENATEX producto de la política de la dirección de la COB. Las medidas antiobreras del gobierno triunfan por la burocracia obrera, agente directa del gobierno en el movimiento de masas. Si se quiere defender el derecho adquirido del doble aguinaldo, así como la estabilidad laboral y el incremento del salario, es necesario luchar por un gobierno de los trabajadores que realmente nacionalice los recursos naturales y expulse a las transnacionales, para que las ganancias de la producción se queden en Bolivia y se garanticen las reivindicaciones económico sociales del pueblo trabajador. Es necesario cambiar de dirección para derrotar el ajuste neoliberal del MAS. Es necesario hacer un balance serio del XVI CONGRESO de la COB, pues de ahí surgió la tesis masista de apoyo a Evo y la burocracia obrera pro masista que impulsó la tesis ahora dirige la COB. Hasta el momento se mantiene esa dirección y su tesis no se ha revisado. Para barrer con la burocracia y romper en la práctica con el gobierno del MAS es urgente la Realización de un Congreso Extraordinario de la Central que anule, con un balance serio, lo resuelto en el burocrático XVI Congreso. En el mismo es menester organizar el plan de lucha, que proponemos debe ir hacia la independencia de clase, con el objetivo retomar octubre, vale decir, con el objetivo de la toma del poder de los trabajadores. En consecuencia, se debe luchar por dotar a la COB de una dirección clasista y de combate. Invitamos fraternalmente a los compañeros y compañeras que estén de acuerdo a luchar juntos por estos objetivos en las filas del MST.

La Paz, 17 de octubre de 2016