BALANCE DE LAS ELECCIONES AL CENTRO DE ESTUDIANTES DE COMUNICACIÓN SOCIAL-2017


SE DESENMASCARAN DOS FRAUDES DEBIDO A LA FISCALIZACIÓN ESTUDIANTIL. ASUME LA DIRECCIÓN DEL CECOM UN GRUPO PROAUTORIDADES. HAY QUE PROFUNDIZAR LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN. POR UNA DIRECCIÓN ESTUDIANTIL INDEPENDIENTE DE LAS AUTORIDADES Y LAS CAMARILLAS FRAUDULENTAS.

Producto de las prácticas corruptas y fraudulentas de la camarilla URUS Poder Estudiantil se vislumbró una crisis en el CECOM con el primer fraude electoral del 7 de junio. La fiscalización estudiantil ejercida por la Juventud Socialista desenmascaró los vicios del proceso en tres asambleas estudiantiles representativas que definieron rechazar el fraude y llevar a cabo un nuevo proceso electoral. Después, por la experiencia de la fiscalización anterior, en la elección del 2 de agosto se logró impedir la consumación de otro fraude a favor de Identidad Estudiantil (I.E). Se sancionó de inmediato al frente implicado. En el mismo día, la JS defendió el voto mayoritario blanco y propuso la organización de una Asamblea Representativa para afrontar la crisis, organizar nuevas elecciones y profundizar las investigaciones del fraude. No obstante, URUS P.E. y todos los demás frentes se opusieron a esta propuesta y emplazaron al comité a que siga la norma burocrática. La mayoría de los frentes se impuso, no se llamó a asamblea y se realizó una nueva jornada de votación el 9 de agosto, donde ganó la juntucha de masistas y derechistas, CLIC.

La responsabilidad de que haya entrado una directiva proautoridades al centro es, en primer lugar, de URUS P.E, pues, siendo dirección del centro durante los últimos dos años, lejos de crear un polo independiente principista, cogobernó con las autoridades y reprodujeron las mismas prácticas corruptas travestidas con fraseología izquierdista. Igual que la exdecana promasista, no rindieron cuentas en asamblea, abogaron por legitimar su primer fraude para obtener la “reelección” despreciando las resoluciones de asamblea, y, consecuente con su rechazo práctico a los organismos de base, se opuso a la propuesta de Asamblea Representativa para organizar nuevas elecciones. Persiguiendo la legitimación de su primer fraude, cometieron zigzags de índole corrupta: se presentaron a la 2da elección, no pudieron completar los requisitos, volvieron a aferrarse al fraude. Para encubrir sus vaivenes y prácticas corruptas se escudaron tras el voto blanco y, en unidad práctica con los masistas – derechistas, atacaron a la JS, situación que benefició al frente de las autoridades.

Por otro lado, CLIC asume la dirección del CECOM con bajo respaldo de bases. De los 1062 votantes de la última elección, 310 los apoyaron, y ahora deben dirigir un centro con una población que supera los 4 mil estudiantes. Baja representatividad. No escatimaron en aliarse con I.E. para ganar unos cuantos votos. Desde el inicio era un frente respaldado por la directiva de la FUL e integrado por el grupo que organizó el ex director de derecha revocado el 2015, y los promotores de la reelección de la exdecana, así como representantes de Generación Evo.

Los 265 Votos blancos y 133 nulos reflejan el  desgaste estudiantil por los fraudes consecutivos de URUS P.E e I.E. a la vez que denotan la desconfianza en todos los frentes. A su vez, claro está, no construye una alternativa. Sin embargo, es importantísimo dialogar y explicar con claridad el balance de las elecciones a los compañeros que optaron por estas opciones en vías de construir una alternativa revolucionaria.

La JS se enfrentó a CLIC en las elecciones para no dejarle la tribuna electoral libre sabiendo que las jornadas electorales fueron votación de asamblea. Logró explicar la situación a los cursos por donde pasó. Se enfrentó a los aparatos de las autoridades y a la camarilla fraudulenta de URUS. La fiscalización que impulsó como parte de su programa logró desenmascarar los dos fraudes. Logró además que la policía y las autoridades no controlen la elección, sino, los estudiantes. Precisamente, por esto es que se logró la fiscalización estudiantil que denunció la corrupción y sancionó los fraudes. A su vez, encabezó la conformación de la seguridad estudiantil. La misma base de la JS, defensora de la recuperación de la autonomía universitaria, se puso al hombro esta tarea que logró retirar a la policía de los pisos de la carrera.

A la par de saludar fraternalmente a los cerca de 200 votos que nos respaldaron, recalcamos que el combate no ha terminado. Es necesario luchar desde las bases para lograr que la máxima autoridad sea la Asamblea Representativa. Exigimos que se esclarezca la clonación de matrículas. Que se investiguen a las autoridades y directiva de la FUL. A su vez, debe fiscalizarse la gestión del excecom URUS P.E, pues, adeudan su rendición de cuentas a la Asamblea Representativa.

¡POR LA ASAMBLEA REPRESENTATIVA COMO MÁXIMA AUTORIDAD!

La Paz, 17 de agosto de 2017