LA “DEMOCRACIA” DE ALBARRACÍN, MAX MENDOZA Y LAS ELECCIONES NACIONALES


Es cierto que las elecciones nacionales no resolverán nada de los problemas de la vida de la población trabajadora. Se aboca centralmente a los planes de re reelección de un gobierno capitalista y corrupto, que para remate, muestra evidencias claras de perpetrar un fraude, un contundente desprecio a la voz del pueblo.

Como respuesta a esto, que es una realidad innegable, en el mes de Julio, el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, determinó ante sí mismo y su grupo de burócratas convocar a las bases universitarias a marchar “en defensa de la democracia”. Así lo dictaminó en su Resolución Rectoral Nº 333.

Resulta interesante que el rector invoque la “defensa de la democracia” cuando determinó una marcha tan importante sin consultar a las bases, sin que en sus dos gestiones de rector haya convocado siquiera a una asamblea de bases, es decir, sin que haya existido democracia universitaria en la UMSA. Pero, digamos que, a pesar de esto, sus peticiones pudieran ser justas, que el problema no va a esperar a asambleas, como suelen decir los burócratas. Si fuera así, habría sido un deber salir a marchar, a la par de seguir exigiendo asambleas democráticas. Pero, las peticiones y objetivos responden a intereses de otro sector de explotadores.

LA DEMOCRACIA DE ALBARRACÍN:

Después de tanto palabrerío de democracia, al final de la Resolución Rectoral Nº333 se dice que la marcha es para exigir que renuncien los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE). En concreto, Albarracín quiere que se vayan los burócratas afines al gobierno del TSE, para que entren otros, ¿quiénes? los burócratas de la oposición derechista, y que estos realicen las elecciones. Para el rector, estos nuevos administradores del TSE sólo deberán negar la repostulación de Evo Morales, para dejar el camino libre a los otros candidatos de la burguesía.

Por este motivo, en la marcha de Albarracín y el CONADE, los que engrosaron sus filas fueron los partidos de derecha, Bolivia Dijo No del senador Ortiz, UN de Doria Medina, Comunidad Ciudadana de Carlos Mesa y hasta el MNR del asesino Sánchez de Lozada, entre otros.

La “democracia” de Albarracín se enfoca en sacar al MAS del camino electoral, para dejar el paso libre a los otros verdugos de los trabajadores. Democracia para los candidatos de la burguesía, no para las bases.

De ahí que en sus dos gestiones nunca haya convocado a asamblea general de la UMSA, pero sí prefiere resolver entre cuatro paredes cuestiones que solo benefician a la burocracia y las dirigencias corruptas de la universidad. Basta con mencionar que Albarracín acreditó el fraude de la FUL en 2018 en favor del masista Álvaro Quelali.

Si el rector quisiera una democracia honesta, lo primero que debió hacer es convocar a Asamblea General de la UMSA, debatir y resolver lo que dictamine la mayoría universitaria.

LA DEMOCRACIA DEL CORRUPTO MAX MENDOZA

Ante la convocatoria burocrática de Albarracín vino la respuesta de un viejo corrupto, Max Mendoza. Eterno dirigente estudiantil que no representa a las bases porque nunca fue elegido democráticamente, sino, impuesto por acuerdo entre dirigentes de las FULes masistas en su cargo de ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB). Sin embargo, se atreve a hablar de democracia y representatividad.

Como era de esperarse, Mendoza no puede hacer más que defender al Gobierno, que es el responsable de que corruptos como él sigan siendo dirigentes. En su pronunciamiento, Mendoza arguye que la universidad solo puede dar directrices ideológicas en épocas de dictadura y de gobiernos neoliberales, y actualmente nada de eso existiría. Quiere decir que en este gobierno, la universidad ya no puede dar directrices, vale decir, debe andar calladita, con la cabeza abajo y, si es posible, arrodillarse al ver pasar a Evo Morales.

Debemos recordar con mucha indignación que este gobierno es quien ha asesinado a un universitario de la UPEA, Jonathan Quispe, de igual o peor manera que en la época neoliberal. Le asesinó por luchar por mayor presupuesto para educación pública, a la par que reprimió con dureza neoliberal las movilizaciones estudiantiles. Esa es una práctica nefasta de los que quieren privatizar la educación. Y, peor aún, encubrió al asesino culpando del crimen a los estudiantes hasta el último momento en que las pruebas desenmascararon al Gobierno. Ahora, se lava las manos y entorpece la justicia.

 LA DEMOCRACIA POR LA QUE LUCHAMOS

Cuando exigimos Asamblea Representativa estamos luchando por una democracia real, porque sean las bases las que participen activamente de la toma de decisiones, no solo en elecciones de dirigentes, sino en las resoluciones económicas, sociales y políticas en general.

Cuando denunciamos que las elecciones nacionales no resolverán nada de las reivindicaciones y que se enmarcan en un escandaloso fraude, lo decimos en el marco de que esas reivindicaciones deben ser resueltas y que eso es lo más importante: salario digno, jubilación justa, presupuesto para salud y educación, entre otras. Estas no se ganarán en elecciones, sino con la lucha social en las calles.

EL fraude implica un gobierno más pérfido del MAS, y la alternancia que proclama la derecha solo busca cambiar de verdugo.

En esa situación, el papel de la universidad debería ser el de dar directrices, de estar junto a su pueblo. Para eso es necesario desligarse de la burocracia derechista (masistas y los demás). Recuperar la verdadera Autonomía Universitaria, que señala independencia respecto al Estado Burgués.

Una medida desde la UMSA que sí se enfrentaría a estas elecciones fraudulentas es, por ejemplo, ante la amenaza del TSE de no permitir el depósito bancario para la inscripción de los estudiantes que no voten, que la universidad habilite sus propias cajas de inscripción en sus instalaciones y así, en honor a la autonomía, puedan hacer sus depósitos de inscripción los universitarios no quieran ser parte del fraude.

¡POR ASAMBLEAS UNIVERSITARIAS REPRESENTATIVAS YA!

La Paz, 25 de Junio de 2019