APRENDIZ DE BURÓCRATA ABANDONA LA JS


ACLARACIÓN PÚBLICA:

UN ADAPTADO AL SINDICALISMO ESTUDIANTIL Y A LA INSTITUCIONALIDAD DE LA UNIVERSIDAD, APRENDIZ DE BURÓCRATA ABANDONA LA JUVENTUD SOCIALISTA

LAS BASES ESTUDIANTILES LE EXIGEN RENDICIÓN DE CUENTAS Y CONFORMAN UNA COMISIÓN DE FISCALIZACIÓN

LA JUVENTUD SOCIALISTA SE AUTOCRITICA DE SUS ERRORES Y SE AFIRMA DEPURÁNDOSE

El pasado 16 de Junio, Humberto Balderrama (Beto) publicó un pasquín escandaloso como cortina de humo para justificar su abandono de la JS y su desprecio por la base estudiantil ante la cual se negó presentar su informe económico pretextando “independencia estudiantil”.

Se nos acusa nada menos de “degeneración política – metodológica que llevó a la destrucción del MST – JS”.

La JS en consideración a su corriente de simpatizantes y a la base estudiantil, se ve obligada a dar una respuesta aclaratoria, aunque el bajo nivel y la charlatanería que caracteriza a Balderrama  no merecerían gastar tinta y papel.

 

Los motivos de su abandono a la JS y el desprecio a la base estudiantil

Al interior de la JS, se venía discutiendo la necesidad de un balance de la conducción del centro de estudiantes de comunicación social (CECOM). En particular los militantes de la JS reclamaron una y otra vez el informe económico de la gestión y que se lo presentara ante las bases estudiantiles, conforme lo exige el programa de la JS. Y el clamoroso reclamo de las bases manifestada en varias asambleas. En vez de presentar su informe, calificó de “fracción enemiga de la JS” a quienes se lo exigían con insistencia, introduciendo un régimen dictatorial de carácter estalinista en el trato a los militantes.

Este balance era absolutamente necesario para ver los errores y aciertos y dirigir correctamente al CECOM. La JS vio desviaciones políticas y metodológicas graves que era preciso discutir.  Hacerlo democráticamente como corresponde a una organización trotskista. Pero se le solicitó que retirara el calificativo de “fracción enemiga del partido” a quienes lo cuestionaban que era la mayoría de la JS, como premisa para hacer un debate político. Porque en la tradición trotskista no se admite la calificación de “enemigos” a quienes manifiestan discrepancia.

Balderrama, no solo nunca presentó el informe solicitado, sino que se reafirmó en el antedicho calificativo. Rechazó un debate democrático y optó abruptamente por abandonar la JS.  Un abandono sin balance alguno, sin debate interno, sin clarificación política ni metodológica. Procedió así como un vulgar irresponsable y aventurero.

Por eso no nos resultó extraño que en las asambleas docente-estudiantiles del 13 y 16 de junio, de manera irrespetuosa e insolente, se negara a presentar el informe económico ante la base estudiantil que lo exigía. Y lo hacía porque hace casi dos años que no presenta el informe.  El pretexto para no hacerlo fue que se trataba de una asamblea docente estudiantil y que hacerlo “era violar el principio de independencia estudiantil”.  El pequeño problema es que quienes exigían el informe no eran los docentes ni el director que presidía la reunión, sino las bases estudiantiles reunidas en dicha asamblea. Balderrama, si dice defender la independencia estudiantil porqué no dijo ahí mismo, por ejemplo “compañeras compañeros ya que me lo solicitan convoco ante ustedes a una asamblea estudiantil para tal fecha y hora donde voy a rendir mi informe”. Con ello se hubiera separado a los estudiantes de los docentes y de la autoridad. Pero no, él no solo no asistió a la asamblea convocada para rendir el informe el día 16 de junio, sino que lanzó libelos insultantes y vociferó desde la puerta diciendo que no iba a rendir ningún informe en esa asamblea, tanto que las bases lo abuchearon y reclamaron que se presentara ante ellos. De ésta manera se comportó como un burócrata al estilo Trujillo y compañía y no como un dirigente honesto y respetuoso de las bases a las que se debe.

Para cubrir su condenable actitud, culpa en particular al director y a la pandilla, por la protesta de las bases. Desde luego que todo tipo de pandillas y buitres están al acecho para aprovecharse de la situación, pero la responsabilidad de ello es precisamente de Balderrama que no presenta el informe y su negativa agita a la base estudiantil haciendo uso de su independencia, la verdadera independencia. ¿Qué hay detrás de esta negativa a presentar su informe económico? La sospecha de malos manejos surgió como lógica consecuencia. Y es por eso que  dicha asamblea decidió conformar una comisión de fiscalización a la directiva del CECOM. Comisión que sólo se hace a burócratas y juntuchas corruptas y ahora la tiene bien merecida Balderrama.

Pero Balderrama fue mas allá en su desprecio a las bases, pues cuando la comisión le conminó a presentar su informe ante ella, dijo desconocer a la misma. Si esta actitud  fuera hasta el fin, los estudiantes deberán pedir no solamente el informe económico sino su renuncia del cargo para realizar elecciones para una nueva directiva.

 

Autoridades e independencia estudiantil

Para justificar su negativa a informar, Balderrama hizo llegar a la asamblea del 16, una carta dirigida a él, firmada por la Decana de la facultad de Ciencias Sociales en la cual se afirmaba que el informe económico del CECOM debía rendirse a una asamblea estudiantil. Luego se presentó personalmente la Decana ante  la asamblea para agregar que todas las cuentas del CECOM estaban en orden.

Es decir, que Balderrama supuestamente habría presentado sus informes a las autoridades pero no a las bases.  ¿Dónde queda entonces la “independencia estudiantil”? Balderrama apela a las autoridades ante el cuestionamiento de la base, pero no rinde sus informes ante ella. ¿Se puede establecer tamaña violación a la independencia estudiantil? ¿Todo con las autoridades y nada con las bases?

La independencia estudiantil es una lucha contra las autoridades, sean de derecha o de izquierda, y no un contubernio con ellas. Así lo establece la tradición de lucha estudiantil y el programa de la JS. Pero Balderrama procede en forma contraria.

 

Burocratismo personalista en la conducción del CECOM

El comportamiento indicado líneas arriba, que no es circunstancial sino sistemático (casi dos años sin informe a la base) caracteriza a un manejo burocrático del CECOM. Pero es más, burocrático de tipo personal, pues no solo no se rinde cuentas a la base sino que las decisiones que se toma en la mayoría de los casos se hace sin consulta a asambleas representativas, sino en el mejor de los casos convocadas de un día para otro. Casi subrepticiamente. Apartando a las bases en la decisión de sus destinos.  Decisiones tomadas personalmente pues no funciona ni la cuarta parte de los miembros de la directiva. Los gastos no lo maneja la secretaría de hacienda, sino personalmente él con tarjeta de crédito en mano sin tan siquiera consultar con otros directivos. Un manejo personalista al estilo de los peores burócratas.

Todo esto sumado al hecho de que se negó bajo mil pretextos a presentar un informe a la JS, que era su obligación como dirigente de la misma.

 

Adaptación social al sindicalismo estudiantil y a la institucionalidad universitaria

La línea de conducta señalada anteriormente, muestra que Balderrama al asumir por primera vez el cargo de ejecutivo del Centro de estudiantes se fue paulatinamente adaptándose a la actividad puramente sindical y en forma, como queda dicho, burocrática y personalista. Esta actitud, en tanto dirigente de la JS, fue llevando al conjunto del partido a esa adaptación de gestión fundamentalmente gremialista y no para movilizar a las bases estudiantiles por sus reivindicaciones. Sino para hacer una gestión dominantemente administrativista: esmero y puntualidad para asistir a las reuniones del Consejo de Carrera y del Consejo Facultativo, con el fin de dar gobernabilidad a las autoridades.

Por esta vía se adaptó, y pretendió llevar a la JS, a la adaptación a la institucionalidad de la universidad instaurada desde hace años por la derecha y que la JS siempre se planteó cambiarla de raíz, mediante la movilización de las masas.

Esta adaptación se expresa en el llamado cogobierno mediante el cual se compromete al estamento estudiantil a las decisiones de las autoridades que no representan los intereses estudiantiles, sino del sistema universitario burgués dominante. Permite la gobernabilidad de dichas autoridades en detrimento de la lucha por las reivindicaciones estudiantiles. Es por esta vía que se corrompe a los dirigentes estudiantiles y la mayoría de las juntuchas de derecha y de seudo izquierda se prestan de buen grado a ello. Por eso el programa de la JS rechaza el cogobierno y plantea en su lugar la fiscalización estudiantil en todos los órganos de gobierno, obedeciendo sólo al mandato de las bases, su permanente información, y la aplicación de las asambleas masivas y representativas como máxima autoridad.  Y ésta tarea no fue aplicada por Balderrama, que practicó el cogobierno como una religión.

 

Partido y sindicato

De ésta forma fue absorbiendo al partido a la actividad netamente sindical burocrática, dejando de lado su construcción independiente, por eso dice en su panfleto que desde que se gana el CECOM  “Obligó a la JS a efectuar un sinfín de tareas con respecto a la base estudiantil: actividades académicas, administrativas, reivindicativas, organizativas, deportivas, culturales, de esparcimiento y de apoyo a las necesidades cotidianas de los estudiantes”.

Es decir, pretendió llevar al partido a que realizara ese sinfín de tareas, que no le corresponden, sino a la directiva estudiantil y a las bases del CECOM. Balderrama pretendió que el partido reemplazara al sindicato, en lugar de hacer que el sindicato funcione con las bases estudiantiles.

El partido no puede reemplazar al sindicato, el partido dirige políticamente al sindicato, pero no debe ni puede reemplazarlo porque entonces se perpetra el peor de los burocratismos que mantiene a la base pasiva y a la expectativa de lo que hacen sus supuestos dirigentes. Un buen dirigente sindical hace que las bases participen de la conducción del gremio y no llama a “gente de afuera” para que funcione el mismo. Balderrama piensa lo contrario, destruyendo no solamente la capacidad de organización y de movilización del sindicato, sino también la construcción de la JS.

El objetivo principal del partido, cuando gana un sindicato, no es solamente hacerlo funcionar democráticamente, fortaleciendo su capacidad de lucha y de independencia frente a los enemigos de clase, en este caso de las autoridades, sino centralmente su construcción revolucionaria ganando a los mejores elementos de la vanguardia estudiantil para su estructura organizativa. Porque el objetivo principal de las tareas del socialismo revolucionario o del marxismo revolucionario es la construcción del partido que haga posible la conducción revolucionaria de los explotados y oprimidos para su liberación mediante la toma del poder político por la clase obrera y sus aliados y la construcción del socialismo. Desde este punto de vista ganar la conducción de un sindicato sea estudiantil u obrero, estará siempre subordinado a la necesidad de construir el partido y no quedarse en el mero activismo sindical que por su naturaleza se adapta siempre a las condiciones de la sociedad burguesa.

 

Balderrama y el programa de la JS

En el marco del cogobierno mencionado, se han hecho algunas tareas a destacar como la movilización contra el fraude electoral para la elección al rectorado, el fraude electoral que la derecha pretendía hacer en la elección del CEFACS y principalmente la participación del CECOM en la constitución del Partido de los Trabajadores que el XV Congreso de la COB había mandatado realizar. Pero estas tareas, fueron exigidas y dirigidas por el MST y la JS, no individualmente por Balderrama. Aun siendo así, dichas tareas, se hicieron en forma burocrática dado el método que había establecido Balderrama y que fue duramente criticado al interior de la JS. La participación en el PT cuya fundación tuvo una dimensión nacional, fue una aplicación del programa de la alianza obrero campesina estudiantil, que la JS enarbola. Ante el cual se opusieron la derecha, la pandilla, y todo tipo de gente que le hizo el juego al gobierno que pugnaba por evitar y destruir al PT lográndolo finalmente con dádivas y la compra de la dirigencia burocrática y corrupta de la COB.

Así pues, a pesar de los hechos que señalamos, en la línea del cogobierno, no se aplicó consecuentemente el programa global de la JS, sino que se lo envileció en las cuatro paredes y las sillas de las autoridades.  Es decir en la práctica burocrática.

No está demás recordar que nuestro programa enarbola todas las reivindicaciones estudiantiles, de lo más simple a lo más de fondo. Por ejemplo, la lucha por más presupuesto para,  entre otras cosas, lograr mayor carga horaria así como los cursos de verano gratuitos (objetivos por lo cuales no se movilizó a las bases sino se hizo gestiones puramente burocráticas que no lograron nada).  También la cátedra libre y paralela que no supo instaurar Balderrama confundiéndola con evaluación de docentes a medio año. El voto universal, la fiscalización estudiantil, la realización de asambleas representativas, el informe periódico a las bases. La movilización permanente de las bases contra el burocratismo, hasta imponer el gobierno tripartito con mayoría estudiantil para la universidad. El CECOM ni siquiera hizo una propaganda sistemática con seminarios y debates sobre lo central de nuestro programa. Sino que lo archivó bajo siete llaves, capitulando a la institucionalidad universitaria.

Es con este programa que la JS se prestigió y se constituyó como alternativa de dirección revolucionaria para el movimiento estudiantil, desenmascarando a la derecha y al URUS que siempre cogobernó, quedando así como la única izquierda revolucionaria con presencia real en la universidad.  Así se mostró por ejemplo en la toma del monoblock y la posterior gran campaña nacional e internacional que derrotó a la derecha en su pretensión de expulsarnos de la universidad tildándonos de “anti autonomistas”. Derrota que generó una correlación de fuerzas favorable a la izquierda y que fue la causa de que la JS ganara las elecciones al CECOM.

 

La responsabilidad de la JS

La JS, no evade sino asume su responsabilidad, y esto consiste en que no denunció en su momento las barbaridades de Balderrama, porque siempre buscó primero hacer un debate interno para corregir las desviaciones antes que denunciarlo públicamente. Es así como procede todo partido, porque mediante un debate interno se puede rectificar las desviaciones y los errores. Pero como queda dicho, Balderrama se negó a éste debate, dio largas al problema y finalmente abandonó nuestras filas. Cuando en realidad no debió ser así, sino rectificar la conducción política de la JS, en su conjunto, practicando la llamada crítica y autocrítica interna. Lamentablemente no pudo ser, y ahora nos vemos precisados a denunciarlo públicamente, con tardanza. La JS se auto critica ante las bases por esta falla, y al hacerlo se plantea su rectificación, puesto que nuestro programa y política se mantiene incólume en nuestras filas.

Asumimos nuestra responsabilidad y no buscamos chivos expiatorios como es el proceder de las burocracias y del Gobierno de Evo Morales.

 

El logo denominado FUERSA

Como hemos dicho al empezar, Balderrama abandonó la JS sin debate, sin clarificación política, sin presentar una alternativa política y programática, ni nada. Sin embargo tiene la desvergüenza de presentarse con un logo o un sello, porque sólo eso es, ya que no cuenta con ningún militante de la JS y los contados individuos que lo apoyan, al margen de su círculo familiar universitario (Isa, Lola y Marcelo de sociología), son acercados a la directiva con métodos prebendales. Así y todo se presenta dizque como alternativa, robando aspectos de nuestro programa que él no contribuyó en nada para construirlo. Él fue casi un recién llegado a la JS, un don nadie, mientras que la JS tiene una trayectoria de décadas de existencia combativa.

Pero es más, el logo que balbucea Balderrama, no nace de alguna victoria estudiantil, sino del cuestionamiento que las propias bases le han formulado abiertamente. Es decir nace muerto y no hay nada más que hablar.

 

La afirmación socialista y revolucionaria de la JS

Abandonó la JS un adaptado al sindicalismo estudiantil y a la institucionalidad universitaria, aprendiz de burócrata y personalista. Si se habla de “degeneración político metodológica”, se fue la parte degenerada, el cáncer que estuvo a punto de degenerar a toda la JS.  No hay mal que por bien no venga. La JS, los militantes de tradición de la JS, nos mantenemos firmes depurándonos, con nuestro programa,  organización y política revolucionarias, para continuar la lucha por una alternativa de dirección para el movimiento estudiantil, que lleve a éste sector a la unidad con la clase obrera, para hacer la revolución socialista. Es una tarea difícil, pero que la encaramos con la misma decisión con la que dimos los primeros pasos, en una batalla no solamente en el plano nacional sino en el plano internacional que es nuestro objetivo fundamental.

 

La Paz, 26 de junio de 2014.