Balance de la gestión de Edgar Pomar, Director de la Carrera de Comunicación de la UMSA


CON PINTAR PAREDES, PONER CORTINAS Y ARREGLAR BAÑOS NO SE RESUELVE LA CRISIS

RECHAZAR EL INFORME DE GESTIÓN DEL DIRECTOR y
CONFORMAR UN COMITÉ DE FISCALIZACIÓN

El 28 de julio de 2016, en el Paraninfo del Monoblock central de la UMSA, fue posesionado Edgar Pomar como Director titular de la carrera de Comunicación Social. Ganó las elecciones bajo el slogan “Pomar, de Armas Tomar” y una campaña llena de compromisos.

En su “programa” prometió la inmediata realización del II Congreso de la Carrera (bajo la bandera de elevar el nivel académico), la reconquista de la verdadera Autonomía Universitaria para ponerla al servicio del pueblo, de la democracia universitaria, del voto universal, la asamblea general como máxima autoridad, la lucha por más presupuesto, cursos de verano de calidad, el reconocimiento del cuerpo de delegados en HCC, informes periódicos económicos y académicos e incluso, facultizar la carrera, entre muchas otras.

Lo cierto es que no cumplió ninguna de estas promesas, únicamente se dedicó a administrar las migajas.

Por ejemplo, en lugar encarar la lucha por más presupuesto para cubrir la carga horaria e infraestructura requerida para mejorar la calidad académica, de manera arbitraria decidió restringir el ingreso a estudiantes secundarios eliminando el curso pre facultativo y, a su vez, redujo los cupos para la carrera. Aplicando en los hechos una política gubernamental que apunta a la privatización de la educación.

Otro de los aspectos gravísimos de su gestión fue la vulneración del sistema de Kardex durante la elección CECOM 2017, cuando el frente Identidad Estudiantil (compuesto por miembros de “Primero Comunicación”) duplicó matrículas con la intención de que estudiantes secundarios se hagan pasar por universitarios y voten a su favor. Este hecho jamás fue aclarado ante la base estudiantil.

Por otro lado, vergonzosamente impidió la necesaria investigación y juicio contra un miembro de CLIC, militante del MAS, denunciado por agresión física contra una estudiante de base.

Cuando la compañera hizo la denuncia a la Dirección con un informe forense de por medio, el Director alegó que el hecho habría ocurrido fuera de las instalaciones de la U, y que por ello no tenía por qué intervenir. De esta manera, se comportó como un obstáculo encubridor que impidió la investigación sobre un claro tema de violencia contra la mujer.

En su gestión también hubo denuncias de corrupción por modificaciones arbitrarias de puntajes en la designación docente. Fueron el común denominador de los últimos dos años, cuando el presidente de la comisión evaluadora de méritos fue precisamente el Director. Al igual que impidió el juicio de violencia contra la mujer, movió a su aparato burocrático para impedir que se inicie la investigación y juicio sobre la corrupción en la designación docente.

No podemos dejar de mencionar el fracaso del II Congreso de la carrera. El Director fue el principal responsable de este desastre al haber impuesto su capricho de inaugurarlo a fin de año del 2016 sin tener ninguna preparación, ni diagnóstico académico y menos institucional. Peor aún, lo realizó como un slogan más de campaña electoral, en momentos en que finalizaba el calendario académico, por ello, un importante porcentaje estudiantil-docente quedó sin representación hecho agravó la situación dando lugar al estancamiento del Congreso, y para colmo gastó (o despilfarró) Bs 43.264.50 (Cuarenta y tres mil doscientos sesenta y cuatro 50/100 bolivianos), de los cuales no se ha dado hasta la fecha un informe detallado a las bases.

También llama la atención que, en julio de 2019, los textos de la sistematización de propuestas del Congreso no se estén distribuyendo de manera gratuita, sino que son vendidos a 30 bs por el IPICOM, como si fueran privados, cuando se sabe que fueron impresos con presupuesto universitario.

Para variar, la gestión de #PrimeroComunicación pisoteó la democracia universitaria y desconoció a la Asamblea como máxima autoridad, que tanto decían respetar en su campaña electorera. Lo demostraron en la reunión del frente del Director del 23 de mayo de este año, usando para beneficio propio instalaciones de la carrera, impusieron un trucho Comité Electoral entre ellos, negándose a llamar a Asamblea Docente Estudiantil como establece la norma y la tradición de la carrera.

El tema de la radio para la carrera, lejos de estar al servicio de la base, se encuentra en manos de una burocracia pro masista, que en tanto no se les cuestione, abrirá un espacio sólo para contados súbditos del poder burocrático.

Ahora, el Director busca su reelección (al mejor estilo del MAS) y pretende engañar a la base presentando a último minuto reformas superficiales, como la del baño del edificio Luis Espinal (ex Inra), para decir que con el pintado de las paredes y colocado de cortinas se hace una “buena gestión”.

Lo cierto es que la carrera continúa en crisis, no se ha resuelto ningún problema de fondo, los talleres continúan con hacinamiento de estudiantes, el Congreso truncado, designaciones docentes a dedo, cursos de verano mediocres, el despilfarro de recursos IDH, la democracia universitaria pisoteada, denuncias de corrupción sin resolver, radio y TV U en manos de burócratas vendidos, entre otros.

Estos hechos son muestra de una gestión mediocre al servicio de la institucionalidad burguesa que impide el desarrollo de la educación pública. Por ello, llamamos a la base estudiantil-docente a rechazar el informe de gestión del Director y a exigir juntos que se conforme un Comité de fiscalización idóneo, que investigue a fondo los documentos de la gestión del Director.

La Paz, 22 de julio de 2019