BALANCE DEL INICIO DEL II CONGRESO DE COMUNICACIÓN SOCIAL-UMSA


LAS AUTORIDADES ORGANIZAN UN CONGRESO A SU SERVICIO EN ACUERDO CON LA CAMARILLA PREBENDAL SEUDOTROTSKISTA.

DELEGADOS DE BASE: ¡¡¡DEBEMOS FISCALIZAR, NO COGOBERNAR CON LOS BURÓCRATAS!!!

¡¡¡LUCHEMOS POR LAS PROPUESTAS DEMOCRÁTICAS Y REVOLUCIONARIAS!!!

¡¡¡POR UNA CARRERA CIENTÍFICA AL SERVICIO DE LOS EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS!!!

El 28 y 29 de noviembre de 2016 se dio inicio al II Congreso de la Carrera de Comunicación Social tal como lo planearon las Autoridades, con voto ponderado, sin documentos de diagnóstico, excluyendo la participación de la base estudiantil mayoritaria en un evento organizado un mes después que las clases regulares culminaron. Los burócratas generaron condiciones antidemocráticas para tomar decisiones de manera cupular, de acuerdo a sus intereses.

Debido a la organización burocrática, hubo inasistencia de varios delegados. La poca base estudiantil presente, en la práctica, no tenía derecho a voz y menos a voto. Las autoridades condujeron la inauguración a su estilo, formaron a los asistentes en filas que definían rangos jerárquicos, discriminatorios, divididos entre titulares, suplentes y adscritos, mientras la base fue arrinconada hacia atrás como simples espectadores. El congreso estuvo marcado por el acuerdo de dos alas burocráticas que buscan el control total de la carrera, enfrentadas directamente contra las propuestas democráticas de la JS.

DOS ALAS POLÍTICAS DE LAS AUTORIDADES CONTRA UNA SOLA POSTURA DEMOCRÁTICA

Dos alas políticas representaron los intereses de las autoridades, una encabezada por el Director y la Decana (pertenecientes al grupo del Rector Albarracín), y otra por la camarilla docente prebendal (seudo trotskista) que tiene como su furgón de cola a la directiva del CECOM. Estas dos alas han venido dirigiendo la carrera durante los últimos años y el Congreso se realizó cupularmente por acuerdo entre estos burócratas. Por otro lado, hubo una postura que se enfrentó claramente a las autoridades y sus lacayos, con propuestas democráticas, representada por los delegados de la Juventud Socialista.

COMISIÓN DE PODERES Y PRESIDIUM

Los organizadores procedieron a la conformación de la Comisión de Poderes encargada de acreditar delegados y recibir observaciones organizativas. Las dos alas burocráticas tomaron el control de ésta designando a antiguos miembros de la comisión organizadora junto a oportunistas de “Poder Estudiantil”. El Director Pomar, pensando que dicha comisión dirigiría todo el evento, se postuló y fue elegido como uno de sus integrantes.

Luego, se procedió a la elección del Presidium encargado de dirigir el desarrollo interno del Congreso. El Director demostró gran ignorancia al no saber la diferencia entre la Comisión de Poderes y el Presidium, pues buscaba encabezar ésta última pero la confundió con la primera. Renunció vergonzosamente a la de Poderes para postularse al Presidium. Con el apoyo de su cúpula se constituyó en secretario del mismo. A su vez, la camarilla seudo trotskista metió a su representante Cañaviri. No podía ser de otro modo, el congreso estuvo preparado para el dominio de los burócratas. Ellos decidieron, en pleno Congreso, sin consultar siquiera a la plenaria, incorporar a dos miembros de la dirección del CECOM como delegados titulares, a pesar que éstos no fueron elegidos por la base de sus paralelos que era el mecanismo regular para ser congresista. Finalmente, todos los elegidos para conformar la dirección de los organismos congresales, en la práctica se acomodaron bajo la dirección política de estas dos alas burocráticas.

 MANIOBRAS POR UN REGLAMENTO DE BURÓCRATAS

De un congreso cupular surgió un reglamento burocrático en contra de la participación de bases. Pero las autoridades tuvieron que enfrentarse con las posturas democráticas encabezadas por la JS. Así fue previamente al congreso y para revertir la influencia de los argumentos democráticos las autoridades tuvieron que mentir a la base y luego aislarla para manipular a unos cuantos delegados asistentes. Este proceso previo está explicado en nuestro artículo titulado Congreso de la Carrera de Comunicación Social-UMSA 2016. La cúpula no accedió a la repartición previa del reglamento del congreso para su análisis, a pesar que se comprometió a hacerlo en reuniones previas por nuestra presión. Entonces, elaboraron uno a su medida presentado el mismo día de la inauguración y la aprobaron en grande. La burocracia ya había reducido la participación estudiantil a menos del 2 por ciento, pero ahora quería reducirla más cuando planteó que para aprobar resoluciones no era necesaria la asistencia de todos los delegados. Esta maniobra le beneficiaba aún más para legalizar resoluciones congresales tomadas por un puñado de burócratas y sus aprendices. La JS propuso que, para evitar que la cúpula reemplace a todos, se aprueben las resoluciones mínimamente con la presencia de los delegados elegidos, medida que a su vez se convertiría en un mecanismo incipiente que obligue a los burócratas a organizar el congreso con mayor participación de bases. Finalmente, varios delegados estuvieron de acuerdo en que la cúpula no debería tener tanto poder para decidir, pero por presión de los burócratas la plenaria confluyó en que por lo menos las resoluciones deben ser aprobadas por dos tercios del quorum establecido. Pero ahí, la cúpula del director en alianza con la camarilla prebendal, tergiversaron la redacción e impusieron una resolución de acuerdo a su planteamiento original, bajo la siguiente maniobra: las resoluciones serán tomadas por dos tercios cuando asista el quorum mínimo (el mínimo son 59 delegados de 116, los dos tercios equivalen a 39) pero cuando se supere el mínimo serán tomadas por simple mayoría, (60 personas superan el mínimo, por tanto la simple mayoría es 31), sólo 31 personas podrán definir el futuro de la carrera. Así la cúpula sólo necesitará ganar el mínimo de votos pues ya se desligaron de su responsabilidad de movilizar a la base y ahora se desligan de movilizar a todos los delegados. Una maniobra que impusieron bajo la protesta de la JS. Sin embargo, en el futuro desarrollo del evento, aún las posturas democráticas ejercerán presión.

Las maniobras continuaroncon la negación de plasmar en las resoluciones el voto y razones de la minoría así como la negación de otorgar derecho a voto consultivo a los delegados suplentes y adscritos, entre otras.

 EL MÉTODO DEL CONSENSO A FAVOR DE LA CÚPULA

Pero el reglamento resguarda aún más los intereses de las autoridades cuando se incorpora el método del consenso para aprobar resoluciones. Esto les ha permitido desviar y distorsionar todas las posturas democráticas. Al oponerse a profundizar la democracia porque esta debilitaría su poder, rechazan categóricamente propuestas que vayan en ese sentido, pero atraen delegados a su caudal solapando sus verdaderas intenciones gracias a la maniobra del consenso, que obliga a los representantes rifar las posturas democráticas rebajándolas a una formulación favorable para los burócratas. Con esta maniobra se aprobó el reglamento cupular. Sólo la JS, junto a contados delegados verdaderamente de base, hicieron respetar los principios democráticos sin rifar derechos, obligando a las autoridades a ir a votación y plasmar en actas el voto de la minoría diametralmente opuesto al de las autoridades y la camarilla prebendal. Y es que la mejor forma de expresar las posturas y su riqueza de contenido, sin distorsiones, es por Mayorías y Minorías, no por consensos que favorecen siempre al poder establecido y niegan todo cambio revolucionario tergiversando sus propuestas. La democracia no es posible en consenso con las autoridades, sino en debate abierto con ellas para demostrar el contenido real de su postura burocrática frente a la democrática. El crecimiento de la correlación de fuerzas en favor de esta última depende, en parte, de este debate abierto. El consenso, que es la fusión de visiones antagónicas, sólo rebaja y denigra la democracia favoreciendo a los intereses de las autoridades.

UN CONGRESO SIN DIAGNÓSTICO

Fueron 5 reuniones previas de delegados en las que exigimos a las autoridades distribuyan los documentos, las propuestas y diagnóstico institucional para ir al congreso con conocimiento serio de la situación de la carrera. No lo hicieron en todo el año y por presión de la JS se vieron obligados a distribuir a destiempo unas cuantas propuestas, en vísperas del Congreso. Sin embargo, no entregaron ningún diagnóstico institucional. La respuesta de las dos alas burocráticas fue primero comprometerse a distribuir el diagnóstico elaborado el 2012, pero fue una mentira, y finalmente se negaron a hacerlo. En la última reunión previa, dijeron que se realizaría en el Congreso. Llegado el Congreso no se distribuyó ningún diagnóstico institucional. Eso nos hizo recuerdo a la postura de la camarilla prebendal representada por Carrasco, cuando tuvo el descaro de decir en la última reunión lo siguiente:“si quieren diagnóstico háganlo ustedes”. Efectivamente, esta era la forma bárbara de justificar la irresponsabilidad de las autoridades. El diagnóstico debemos hacerlo nosotros.

Pero la otra ala, la del Director, después de mentir e incumplir sus compromisos, dijo que el diagnóstico lo haríamos comenzando el congreso. Una vez en el evento, las dos alas burocráticas, pasaron, como de costumbre, por agua tibia ese compromiso y procedieron directamente a la conformación de Comisiones.

La JS refrescó la memoria a las autoridades y argumentó que no es posible dividirnos en comisiones si es que no se ha trabajado un diagnóstico previo. Desde luego, sin diagnóstico todo lo que salga de las comisiones será una chanfaina rumbo a un “frankeinstein” congresal. Entonces la propuesta fue elaborar el diagnóstico con toda la plenaria del Congreso, ya que las autoridades no cumplieron con ese trabajo previo. Sin embargo, los burócratas que prometieron el diagnóstico se opusieron a la propuesta. Empujaron con toda su cúpula para formar sí o sí las comisiones. Finalmente las autoridades y camarilla impusieron que las comisiones trabajen un diagnóstico por su lado. La idea del diagnóstico general quedó flotando sin base, y peor, la necesidad de trabajar los diagnósticos en una plenaria conjunta no quedó establecida. Así se pasó a la formación de comisiones y la cúpula tomó el control que tanto quería.Sin embargo, precisamente por esa falta de documentos base como el diagnóstico, el Congreso se postergó para Marzo del próximo año.

PRESUPUESTO: FALTA DE TRANSPARENCIA

Las autoridades una y otra vez se han contradicho en la información del presupuesto del congreso. En las reuniones burocráticas previas de delegados, por presión de la JS, el Director se vio obligado a informar sobre el mismo, admitiendo que había 100 mil bolivianos ya desembolsados. Un docente de la comisión organizadora informó, frente al Director, en la reunión del 14 de octubre, que ya se habían gastado 5 mil bolivianos del presupuesto. Sin embargo, en las posteriores reuniones, por boca del mismo Director, se cambió de datos abruptamente, sin explicación, arguyendo que no había nada de presupuesto (ojo, nada). Con esa falta de transparencia se manejó la realización del Congreso.

Finalmente, según el director, para la inauguración del 28 de noviembre, esta vez sí se desembolsó cerca de 100 mil bolivianos. De todas formas es evidente que hubo un gasto, pero mínimo. En realidad, el gasto mayor se vio en la doble porción de Pollos Copacabana y las hamburguesas de la misma empresa, adquiridos sólo para los delegados acreditados asistentes. Lo demás, referido al material “didáctico”, era muy pobre, reduciéndose a fotocopias, maletines desechables y un bolígrafo, reiteramos, sólo para los delegados acreditados. Realmente el asunto resultó ser discriminador, especialmente a la hora del refrigerio en el que se excluyó a la base participante, remitiéndola a esperar las sobras del Congreso. Realmente, si había 100 mil bolivianos la base no vio nada de eso. Es necesario que se transparenten los gastos del Congreso, pero no sólo de la inauguración, sino del proceso previo también. Exigimos transparencia para las bases en informes detallados por escrito, pues el presupuesto es de los estudiantes y no de los burócratas.

LA CAMARILLA PREBENDAL SEUDO TROTSKISTA SE DESENMASCARÓ

Como hemos dicho más arriba, los intereses de las autoridades están representados por dos alas, una del Director junto a la Decana, y otra por la camarilla prebendal. Esta última se mueve principalmente por abarcar cátedras, y pugnan por cuotas de poder en el Consejo de Carrera para definir la designación docente a su favor, entre otros beneficios. Por eso es prebendal. Pero además encubren su faz con fraseología de izquierda trotskista. Por eso es seudo trotskista. Mientras sus intereses prebendales no sean afectados por el ala del Director, caminan juntos en acuerdo burocrático. Resulta que, como consideran a la carrera su feudo, creyeron que podían hacer del Congreso lo que les plazca sin que nadie les dijera nada. Quisieron suspender la sesión para ir a instalar una reunión que determine a su favor la organización de elecciones al representante docente en los Consejos de Carrera y Facultativo, necesario para mantener la cuota de poder de la camarilla. Pero la plenaria estableció que el Congreso no puede darse el lujo de suspender actividades ni prescindir de delegados. Sin embargo, los prebendales salieron en secreto desacatando la observación congresal y conformaron su reunión supuestamente a beneficio del estamento docente de la carrera, pero al margen de la mayoría de catedráticos, base de dicho estamento. Entre cuatro personas eligieron a su comité electoral. Esa actitud los desenmascaró como camarilla.

Descaradamente quisieron pasar por agua tibia sus arbitrariedades y cuando la sesión final del congreso les observó la falta ellos dilataron la plenaria al máximo para imponer a todos que su accionar cupular fue correcto. Pero el Congreso, por la insistencia y debate de delegados de la JS, puso este método burocrático en su lugar. Aunque la resolución simplemente estableció un llamado de atención condenando la acción de salirse del congreso para asistir a una supuesta “asamblea docente”, el debate golpeó el espíritu cupular de los métodos burocráticos de este grupo degenerado.

LA PROPUESTA DEMOCRÁTICA DE LA JS Y LOS ATAQUES DE LOS BURÓCRATAS

En definitiva, las autoridades y sus alas burocráticas unieron fuerzas para aplastar las propuestas democráticas que tuvieron cabida gracias a la lucha de la JS. El poder establecido se unió en bloque contra nosotros en sesiones previas y durante el congreso. Quisieron hacernos la fama de boicoteadores, pero en realidad los boicoteadores de la democracia, elemento central de un Congreso, fueron ellos. Nuestra propuesta por un Congreso Democrático fue expuesta meses antes, y adquirió mayor difusión desde la asamblea Docente Estudiantil de Setiembre, cuando las autoridades, para desviar el debate, mintieron a la base con la falacia de que el Congreso sería con Voto Universal, y en la práctica imponían la distribución de representantes bajo el principio del voto ponderado. Nuestra propuesta se resume en la lucha por un Congreso con elaboración previa del diagnóstico de carrera, por la difusión del diagnóstico y documentos previos para las bases y la organización del debate democrático junto a ellas. Proponiendo, desde luego, que la representación de delegados en el Congreso exprese fielmente la mayoría estudiantil y la minoría docente, tomando en cuenta fundamentalmente a las bases de estos estamentos, al margen de su burocracia, para que exista en la práctica el voto universal. A su vez, hemos presentado por escrito nuestra propuesta desarrollando lineamientos teórico metodológicos dirigidos a contribuir en el debate por un plan de estudios científico al servicio de los explotados y oprimidos. Pero a todas estas propuestas, las autoridades no solo hicieron caso omiso, sino que las atacaron con toda su rabia.

En el Congreso, las dos alas burocráticas intentaron intimidar a nuestros representantes, señalándolos despectivamente en discursos enérgicos que buscaban callar la opinión, poniendo todo el peso de la cúpula en su contra. En un momento, el Director bajó del escenario para agitar con exasperación contra la intervención de nuestro delegado que denunció el carácter burocrático del Congreso. Carrasco prosiguió la agitación. Villavicencio, íntimo amigo de la camarillaprebendalseudo trotskista y candidato a Director de la misma, trató de tonto a todo aquel que apoyaba las posturas de nuestros compañeros sugiriendo coartarles la palabra, promoviendo en sus discursos la censura y autocensura de quienes piensan diferente, mostrando la bipolaridad de su personalidad con aires de dictador. Siguiendo la línea de este grupo degenerado, Cañaviri se inventó un artículo del reglamento para intentar negar la palabra a nuestra compañera que desenmascaró las maniobras de la cúpula. Y podríamos seguir, pero a todas esas actitudes burocráticas, la JS les hizo frente sin retroceder.

Sin duda, el ser atacados por la burocracia fue una medalla para nuestros delegados e indicó que se obró consecuentemente con la postura democrática.

Debido a la improvisación burocrática de las autoridades, el congreso se postergó para el próximo año. Así que la lucha no ha terminado. Llamamos a los congresistas de base a obrar con independencia respecto a las autoridades. Debemos fiscalizar a los burócratas y no cogobernar con ellos. Invitamos a los compañeros de base y vanguardia honesta a luchar juntos por una carrera y universidad democrática y revolucionaria al servicio del pueblo trabajador.