Mundial y Nacional 2022

Declaración por un 1 de mayo obrero e internacionalista

Juan Jose


Situación Internacional

En el día internacional de las y los trabajadores saludamos las luchas en curso que se están dando a escala mundial contra el capitalismo imperialista que atraviesa una crisis de las más profundas de las últimas décadas. Los gobiernos están descargando el peso de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y naciones del mundo. Es la contrarrevolución económica permanente la que alimenta la movilización mundial del proletariado y sus aliados.

La clase trabajadora ha sido protagonista de grandes luchas en Europa, enormes huelgas en EEUU, Canadá  insurrecciones de masas en medio oriente, hasta los procesos revolucionarios en América Latina. Se ha puesto en jaque a los gobiernos de turno, cuestionando los regímenes y las políticas de ajuste económico servil al capitalismo imperialista.

En las insurrecciones de Medio Oriente como la de Siria, Irán y Kazajistán, así como las formidables movilizaciones de masas en Europa del Este en Ucrania, Bielorrusia, Lituania, Letonia, los gobiernos y Estados Capitalistas Proimperialistas fueron heridos de muerte en las cúspides de esos procesos revolucionarios. Sin embargo, los explotadores fueron auxiliados por Vladimir Putin que intervino aquellos espacios geopolíticos de manera nefasta con el aparato militar ruso, no para disparar contra el imperialismo norteamericano, sino para masacrar a las masas insurreccionadas y cerrar de golpe los ascensos revolucionarios respectivos. La política imperialista de guerra contra las masas fue continuada por Putin, quien se travistió bajo el discurso pseudoizquierdista ganándose el apoyo del neoestalinismo y frente populismo mundial.

Rusia, hace más de tres décadas ha dejado de ser un Estado de transición al socialismo debido a que la burocracia estalinista representada por Yeltsin y Gorbachov (y su sombra, Putin), en pacto con el gobierno imperialista de Bill Clinton, restauraron el capitalismo en ese país. Un capitalismo que heredó la poderosa maquinaria militar de la gran Unión Soviética, que ahora es puesta en contra de los pueblos más débiles, so pretexto de “enfrentarse al imperialismo”. Nada más engañoso y nefasto.

La invasión de la Rusia Capitalista a Ucrania, que es uno de los hechos históricos más importantes de nuestra época, no es una guerra contra el imperialismo, sino la continuación de la política de guerra contra las masas. El objetivo es doble: por un lado, fortalecer la línea contrarrevolucionaria de cerrar el ascenso de masas con aplastamiento militar, y, por otro, someter a naciones más débiles y saquearlas a su favor. Putin solo discursea contra EE.UU y la UE pero no da ni un disparo contra las potencias mundiales, a quienes sí dispara son a las masas de los países más débiles que el suyo. Nada más cobarde.

Por ello, Junto con la lucha contra el imperialismo estadounidense y la UE, es deber combatir la política contrarrevolucionaria de la Rusia capitalista de Putin. ¡Fuera el imperialismo de Ucrania! ¡Disolución de la OTAN! Asimismo: ¡Fuera las tropas invasoras y contrarrevolucionarias de Putin de Ucrania! ¡Todo el apoyo a la resistencia de los trabajadores! ¡Abajo la política de Zelensky y el imperialismo de retacear la entrega de armas a las y los trabajadores! ¡Zelensky y los gobiernos deben entregar armas sin condiciones a favor de los ucranianos para derrotar a los invasores! ¡Por la Libre autodeterminación del pueblo ucraniano! ¡Por una Ucrania socialista en el marco de construir la Federación de Estados Socialistas de Europa!

La situación revolucionaria mundial es álgida, por ello las respuestas militares de los explotadores están al orden del día. A su vez, en América latina se proyectan movimientos semi insurreccionales e insurreccionales que el imperialismo y los amigos de Putin planean desviar privilegiando las salidas electorales de “reacción democrática”. Sin embargo, en este proceso está planteado para las masas el problema de hacerse con el poder vía la poderosa movilización sin admitir ningún desvío parlamentario. Ante tal situación está planteada la lucha unitaria e internacional de los trabajadores para derrotar las medidas draconianas de ajuste que la burguesía necesita aplicar, a la vez que se hace imperiosa la necesidad de construir la dirección revolucionaria del proletariado para acabar con el putrefacto sistema capitalista imperialista, encaminándonos al socialismo como salida de fondo ante la actual crisis que atravesamos.

BOLIVIA:

POR AUMENTO SUSTANCIAL DEL SALARIO, NO AL IRRISORIO “INCREMENTO” DEL GOBIERNO

¡POR LA REINCORPORACIÓN INMEDIATA DE TRABAJADORES DESPEDIDOS!

PAGO YA DE LOS SALARIOS DEVENGADOS

QUE EL 100% DE TRABAJADORES SEAN INCLUIDOS EN LOS DERECHOS LABORALES

EMPLEO PARA TODOS CON ESCALA MÓVIL DE HORAS DE TRABAJO

¡CONGRESO DE LA COB YA! RECUPERAR LA INDEPENDENCIA DE CLASE

RETOMAR LA CONSTRUCCIÓN DEL IPT DE LA COB

 

En nuestro país, la crisis económico social golpea duramente las condiciones de vida de la clase trabajadora y pueblo empobrecido. La inestabilidad laboral y el desempleo no se muestran tan alarmantes para el gobierno del MAS, pero para la realidad práctica es un hecho trágico. Las movilizaciones de trabajadores por empleo, contra los despidos, colman todos los días los alrededores de Plaza Murillo y acechan al ministerio de trabajo. Y es que, desde la alarmante cifra de 1.029.824 pérdidas de empleo acumulado alcanzada en 2020 en relación a 5,8 millones de población económicamente activa, la recuperación que difunde el gobierno no se condice con la dura realidad. Hace apenas tres días la movilización de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia ha pedido la renuncia inmediata de la ministra de trabajo, empleo y previsión social.

Así mismo, la justicia que nunca dejó de estar dominada por funcionarios del MAS, no cumple con los fallos de reincorporación laboral y pago de salarios devengados que ganaron en prolongadas luchas las y los trabajadores de diversas fábricas (Sindicato Minero de Paititi, Industrias Belén, totai Citrus, Concretec, IMBA, entre otros). Protestas que se acrecientan por nuevos despidos y violaciones a los derechos laborales.

Uno de los hechos cualitativos de la situación fue la entrada de los mineros de Huanuni y Colquiri a la lucha cuestionando a la dirección masista de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, pidiendo la inmediata realización del congreso minero para cambiar de dirección. Una protesta que hizo temblar a la dirección de la COB, Huarachi, quien está extendiendo su mandato con maniobras burocráticas beneficiado por el gobierno debido a su servilismo oficialista.

En medio de los ataques a las condiciones de vida, el gobierno y la burocracia cobista han acordado implementar un irrisorio aumento salarial del 4% al mínimo nacional (Bs. 2,250) y 3% al haber básico. Lo hicieron con miedo a las protestas en ascenso. Pero no es nada más que una burla hablar de un “incremento” de Bs. 3 al día en relación a la crisis que la patronal y el Estado le están haciendo pagar a los trabajadores.

El poder adquisitivo ha disminuido duramente. Ante el incremento de la población desempleada, el salario real en el sector privado de acuerdo al CEDLA se ha reducido en 2021, año de la “reactivación económica del MAS”, a Bs.1,497. Cifra menor a la del año 2020 (Áñez) que se redujo a Bs. 1600. En el sector público la situación empeora, pues la desvalorización del salario real promedió alcanzó Bs. 1,368 en 2021.

En contraste, el gobierno de Arce aún sigue jactándose de la estabilidad que el MAS le otorgó y otorga al sistema capitalista, cuando incrementó las ganancias de las empresas y banca privada en más del 400% a diferencia del gobierno de Mesa. Más de 4 mil millones de ganancias para las grandes explotadoras y transnacionales desde 2014 en adelante. Ninguna expulsión del imperialismo como exigió la revolución de 2003 y 2005, sino un cambio de contratos con las imperialistas que les salvó el pellejo para continuar extrayendo las materias primas de Bolivia. Y ni hablar del Litio, que Evo Morales en 2019 entregó al imperialismo alemán pero que la lucha por su derrocamiento gracias al pueblo Potosino revirtió al Estado. Sin embargo, Arce ha retomado la línea de su antecesor al declarar a los medios la asociación con empresas transnacionales extranjeras para la explotación del mineral.

Por lo expuesto, este es un gobierno de los empresarios, no de las y los trabajadores, y las maniobras de cintura que hace junto a Huarachi para confundir a las bases, se deben al temor que le tienen a una nueva movilización de masas que los rebase por estafar al pueblo.

Bolivia vive una situación revolucionaria en ciernes. Esto lo saben muy bien los gobernantes y sus lacayos. Junto a la protesta fabril y minera mencionada, está la tremenda lucha del magisterio nacional y el poderoso sector salud que exigen mayor presupuesto para cubrir con las necesidades sociales de este fundamental servicio para la población trabajadora y sus hijos. El magisterio le ha arrancado un poco de presupuesto al gobierno, aún falta el sustancial pero le hizo retroceder. La Caja Nacional de Salud ha logrado que la misma federación de mineros apoye la lucha contra el corrupto gerente oficialista del seguro social. Hay pequeñas victorias.

Y esto no se queda ahí. No sólo les acecha la protesta del proletariado, sino también del campesinado de ADEPCOCA. Así también de la clase media empobrecida. Y se suma la lucha amplia contra la putrefacta justicia que además de no cumplir con los derechos laborales, beneficia a los feminicidas en escandalosos casos de corrupción provocando la furia y masiva protesta contra el sistema judicial que dirige el MAS.

Este proceso de ascenso revolucionario que va desenmascarando la verdadera faz del MAS es el que provoca las fisuras y fracturas al interior del mismo partido. Es este proceso el que conmociona sus filas y acelera su putrefacción. De ahí las peleas entre Evo y los seguidores de Arce y Choquehuanca. Las expulsiones a los críticos del dictador venido a menos. No es el golpe de Estado el que fisura al MAS, sino el ascenso revolucionario de masas. Así como fue ese mismo ascenso revolucionario el que derrocó a Evo y pudo llevar al poder a la COB contra Áñez si es que se disponía su dirección a llevar adelante una verdadera revolución.

El problema no son las condiciones objetivas maduras, sino las direcciones traidoras que cada vez que las y los trabajadores tumban gobiernos, estas se oponen a tomar el poder vía revolución y prefieren dejar el camino libre a una Áñez o a los embaucadores del MAS. Es así como Huarachi se llevó tan bien con Áñez como ahora con Arce.

El período venidero proyecta aún más el crecimiento de las protestas, su agudización. Es necesario prepararse para ese período. Es muy probable que vuelva a plantearse el problema del poder. En lugar de darle la espalda al mismo debemos estar listos para tomar al toro por las astas. Es necesario recuperar la COB para la independencia de clase, que rompa con el gobierno y se ponga al servicio de las bases. Así como se ha luchado por el congreso de la FSTMB, es fundamental luchar porque se desarrolle el tan postergado congreso de la COB. Por un pliego petitorio unitario y por luchas centralizadas. Una nueva dirección clasista y de combate.

El programa económico para cumplir con un salario acorde a la canasta familiar que supera los 8 mil bolivianos tal cual lo fundamenta el estudio de la COB de 2008, y que no sean solo el 17% de trabajadores beneficiados con los derechos laborales, sino el 100%, se encuentra en la expulsión de las transnacionales saqueadoras de Bolivia para que las riquezas se queden en el país, en la verdadera nacionalización de los recursos naturales como el gas y el litio, en la expulsión real del latifundio y los nuevos oligarcas especuladores, por tierra para los campesinos pobres. Nacionalización de la banca privada y Monopolio del comercio exterior bajo control de los trabajadores. Por empleo para todos, luchar por la escala móvil de horas de trabajo – Por la jornada laboral de 6 horas de trabajo. Entre otras reivindicaciones.

Para ello es necesario forjar el partido revolucionario. Un importante avance para ello y debatir el programa de gobierno de clase obrera con las masas es el retomar la construcción del Instrumento Político de los Trabajadores de la COB que quedó truncado el 2014 por la injerencia del gobierno.

La Paz, 1 de mayo de 2022.

MST Bolivia

image_pdf