FUERA LA DIRIGENCIA MASISTA DE LA COB Y LOS SINDICATOS


RECUPERAR LAS ORGANIZACIONES AL SERVICIO DEL PUEBLO TRABAJADOR Y SUS LUCHAS

¡FUERA HUARACHI!

¡FUERA ORLANDO GUTIERREZ!

CONFORMAR COMITÉS DE LUCHA POR LAS REIVINDICACIONES DE LOS TRABAJADORES Y LA INDEPENDENCIA DE CLASE DE LOS SINDICATOS Y LA COB

POR LA UNIDAD EN UN SOLO BLOQUE DE CLASE PARA DERROTAR AL GOBIERNO MASISTA Y LA DERECHA

El Gobierno aprovechó la traición de las direcciones sindicales para intervenir los sindicatos y sentar la mano a quienes, en enero de este año, se le opusieron y frenaron su intento bonapartista de aprobar un Código Penal represor del pueblo trabajador.

El oficialismo, ante la dificultad de eliminar desde el interior de los sindicatos a quienes le son críticos, utiliza al Ministerio de Trabajo para cernir las dirigencias que no le son afín, así frenó la acreditación de la Central Obrera Departamental (COD) de La Paz presidida por Carlos Calla e impuso la directiva del oficialista Hugo Torrez, lo propio hizo con la dirigencia Fabril, donde para imponer a su gente usó a la policía. Otro ejemplo es lo que  ocurre con la nueva directiva de la Federación del Magisterio Urbano de La Paz que hasta la fecha no es acreditada. Todo con la venia de la actual dirigencia de la COB.

Mientras tanto, Juan Carlos Huarachi, actual ejecutivo de la COB y su directiva progobiernista, en lugar de velar por el reconocimiento de las dirigencias legítimamente elegidas por la base trabajadora, omiten hablar de estos temas y dan prioridad, cual célula masista, a “debatir” quién será el candidato a vicepresidente por el MAS en las próximas elecciones del 2019, planteando que un obrero ocupe ese lugar. Estas acciones son un intento de llevar a base de furgón de cola y sostén de Evo Morales, violando de manera descarada el principio fundacional de la Central, de independencia de la COB como organismo de la clase obrera en relación al Estado oligárquico y al Gobierno Burgués.

Morales ha demostrado que gobierna para la burguesía, la oligarquía  y las transnacionales, la muestra está en las extraordinarias ganancias de éstas en plena época de recesión económica, y la brutal represión que emplea contra el pueblo trabajador y sus luchas, como lo hizo contra los indígenas del TIPNIS, discapacitados, fabriles de ENATEX, Ponchos Rojos, Achacachi, ECOBOL, contra estudiantes de la UPEA llegando a asesinar al compañero Jonathan Quispe, así como la represión al mejor estilo de la DEA contra cocaleros de ADEPCOCA, que a la fecha se llevó cuatro vidas mientras Franklin Gutiérrez, su dirigente, es preso político en San Pedro.

Por ello desde la Juventud Socialista y el Movimiento Socialista de Los Trabajadores creemos que es urgente recuperar la dirección de la Central Obrera Boliviana y de los sindicatos que se encuentran en manos del MAS, para enfrentar al Gobierno y a la derecha oportunista. Hacemos un llamado de unidad a toda la base trabajadora y a las dirigencias disidentes con el oficialismo a formar un sólo bloque que combata y termine por derrotar a la actual dirección de la COB de Huarachi, que expulse de la Federación de Mineros a Orlando Gutiérrez y recuperemos estas organizaciones al servicio del pueblo trabajador y sus luchas.

Para tal objetivo es de vital importancia conformar un Comité de Lucha por las reivindicaciones de los Trabajadores y la Independencia de clase de los Sindicatos y la COB, que aglutine a todos los sectores obreros y campesinos para encarar esta gran tarea. Así también llamamos a los trabajadores de base de los distintos sectores, como Huanuni, a conformar los comités de base de cada sector para hacer frente en cada sindicato a las directivas progobiernistas que no tienen otro objetivo que llevar a la derrota al movimiento obrero.

Por la recuperación de la COB de las garras del Gobierno, por una nueva dirección del ente matriz que retome la tarea planteada en el XV congreso de conformar un Instrumento Político propio de los Trabajadores, que continúe la revolución inconclusa de Octubre de 2003 hacia la toma del poder obrero, campesino, originario y popular.

Septiembre de 2018.